|

#Rusia2018: las recomendaciones para que los partidos no afecten al corazón

La pasión con la que se mira un partido de la Copa Mundial de Fútbol puede llevar a que las personas con antecedentes de enfermedad cardíaca desarrollen infartos o arritmias. El estrés emocional que genera una definición por penales o el gol que significa seguir en el torneo o quedar afuera es potencialmente capaz de aumentar el riesgo de padecer problemas en el corazón, como lo demuestran varios estudios.

 

Las afecciones cardíacas no sólo afectan a deportistas que se han esforzado o entrenado en forma excesiva: los espectadores también pueden padecerlas, especialmente si cuentan con factores de riesgo preexistentes. Durante anteriores torneos mundialistas se ha detectado un aumento de la incidencia de ataques cardíacos, sobre todo en partidos definitorios y por tanto rodeados de mucha tensión emocional.

Aquellas personas que padezcan de problemas cardíacos y sigan de manera emocionalmente intensa a la selección argentina, es recomendable que tengan controladas su tensión arterial, el azúcar en sangre y el colesterol.

Es beneficioso para la salud evitar durante los partidos el consumo de bebidas azucaradas o alcohólicas y las picadas altas en grasas. Se puede elegir opciones más saludables a los alimentos típicos, como reemplazar la muzzarella de la pizza por queso port salud, mientras que en lugar de papas fritas de paquete se pueden preparar papas y batatas en rodajas al horno. Grisines integrales, bastones de zanahoria y apio pueden acompañar a los quesos untables (preferentemente light).  Y también en bueno incluir variedad de frutas y frutos secos.

Una opción para disminuir el estrés es recurrir a pausas activas como levantarse,  elongar los  brazos y piernas, y durante el entretiempo del partido caminar unos minutos. Para más opciones sobre pausas activas se puede descargar el instructivo del Ministerio de Salud de la Nación en www.msal.gov.ar/ent.

Tanto el  tabaco como el alcohol y la sal elevan la tensión arterial; esto, sumado al estrés emocional que puede aumentar durante los partidos, agrava el riesgo de infartos y accidentes cerebrovasculares (ACV).

La relación entre el estrés que desata la pasión por un equipo y las afecciones cardíacas tiene tal relevancia que llevó a que la Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol (FIFA) dispusiera una serie de medidas de prevención: para la Eurocopa 2004 dispuso que hubiera equipos sanitarios especiales para atender emergencias cardíacas en los estadios, mientras que para el Mundial de 2006 disputado en Alemania se llevaron a cabo estudios sobre este fenómeno.

En este sentido, una investigación publicada en la revista médica de Estados Unidos The New England Journal of Medicine demostró que en Alemania 2006 cada vez que jugaba el equipo local se triplicaban las consultas de los hombres y se duplicaban las de las mujeres. El día con mayor cantidad de visitas a hospitales se dio cuando Alemania eliminó a Argentina por penales. Además, estudios científicos realizados durante el Mundial de Francia de 1998 demostraron que las internaciones por motivos cardíacos aumentaron un 25 por ciento en Inglaterra luego de que Argentina derrotara a ese país por penales.