|

Los socialistas aplauden que Schiaretti no tenga favorito


Mientras Cambiemos se fractura en Córdoba, el gobernador peronista Juan Schiaretti dejó de lado el sello histórico de "Unión por Córdoba" para incorporar a su frente electoral al socialismo y el GEN. "Hacemos por Córdoba" es el nombre del espacio con el que buscará su reelección el 12 de mayo, aunque todavía falta definir quién lo acompañará en la fórmula.

 

“La realidad debe nutrirse de otras expresiones políticas. Para quienes somos pluralistas, federales y creemos en el progresismo, es fundamental saber que hay otros que, pensando distinto en algunas cosas, tienen mucho que aportar”, afirmó este miércoles Schiaretti durante el acto lanzamiento del espacio en el hotel Quórum, donde se comprometió: “Si los cordobeses nos eligen tendremos en cuenta a todos los partidos que integran esta alianza".

La estrategia se observa como una "experiencia testigo" del proyecto que comparten Argentina Federal; la líder del GEN, Margarita Stolbizer; el gobernador socialista, Miguel Lifschitz, y el economista Roberto Lavagna de construir una tercera opción nacional que salte la grieta Mauricio Macri- Cristina Kirchner.

En el socialismo y el GEN tuvieron en cuenta varios puntos a la hora de sumarse a la campaña de Schiaretti. Por un lado, están seguros de que no hay posibilidad de que el mandatario se acerque al kirchnerismo y por otro, como no será candidato a presidente, lo ven como la pieza clave para la construcción de un esquema similar al que están armando en Córdoba a nivel nacional. "No tomó partido en la disputa entre Juan Manuel Urtubey, Sergio Massa ni Roberto Lavagna", valoran.

En el entorno del cordobés señalan que el mandatario acepta el rol de "ordenador" del espacio y aseguran que, al menos por ahora, no se volcará en apoyo de ninguno en particular. "Está convencido de que hay que trabajar para consolidar un espacio primero y que después se definirán los candidatos", afirman.

Schiaretti comparte espacio con Massa, Urtubey y Miguel Angel Pichetto dentro de Argentina Federal y próximamente se mostrará con Lavagna. Ya se está organizando una reunión con el economista que tendrá lugar en Córdoba la semana que viene.

"Creemos que esta experiencia puede ser una muestra de la potencialidad que puede tener un espacio así. Y se da en una provincia importante. Estamos contentos", confían desde el socialismo.

A la nueva coalición cordobesa se sumó también el intendente de Carlos Paz, Esteban Avilés, que viene del radicalismo. El socialismo, por su parte, maneja la intendencia de Cosquín.

Ayer vencía el plazo para formalizar las alianzas en Córdoba y el 23 de marzo es la fecha límite para la presentación de las listas de candidatos. El acuerdo que cerraron el GEN, el PS y el peronismo cordobés garantiza la participación de todos los sectores en las boletas. A su vez, se negocian también lugares en la gestión provincial.

La perspectiva del oficialismo cordobés de cara a las próximas elecciones es positiva. Schiaretti se vio beneficiado con la división que sufrió Cambiemos en su provincia, después de que los candidatos radicales Mario Negri y Ramón Mestre no llegaran a un acuerdo y decidieran competir por separado.

Mientras tanto, el kirchnerismo postuló a su propio candidato, el diputado de Unidad Ciudadana, Pablo Carro. En el entorno de Schiaretti están convencidos que su participación no lo perjudica. Si bien, reconocen, puede "pescar" algunos votos del mandatario, su electorado  está más ligado a la izquierda cordobesa.

 

 

 

Fuente: Clarín