|

Cambiemos no tiene salteños para convencer

El oficialismo apura el dictamen del Presupuesto, mientras negocia con los gobernadores rebeldes. A los tres senadores salteños no tendrán que convencerlos porque se sabe que votarán a favor. Frigerio expondrá el martes en el Senado y luego firmarán el despacho para tratarlo el 14. Para ese día debe convencer a los senadores díscolos de no restituir el fondo sojero.

 

El martes Rogelio Frigerio expondrá en la Comisión de Presupuesto del Senado y luego Cambiemos no tendría mayores problemas para emitir dictamen y llevar la ley de leyes al recinto el 14 con altas chances de sancionarla.

Pero lo que parecía un proceso sin sobresaltos se complicó cuando un grupo de gobernadores rebeldes exigió restituir el fondo federal sojero y amenaza con dar el primer paso en la sesión del 14 si para ese día no les cumplen viejas promesas.

El dictamen saldría sin inconvenientes con los siete votos de Cambiemos, sobre 17 senadores de la Comisión que preside Esteban Bullrich, y las firmas de los salteños Juan Carlos Romero, Cristina Fiore y Rodolfo Urtubey, hermano del gobernador, los tres siempre dispuestos a seguir la agenda de la Casa Rosada.

También suscribirían los senadores del justicialismo, mientras que Cristina Kirchner, que es vocal, nunca fue a una reunión de comisión y nadie la espera. Sí asiste el jefe de su bloque Marcelo Fuentes, pero jamás se corre de su lugar opositor. 

Miguel Pichetto asegura tener entre 12 y 14 legisladores de su bloque dispuestos a apoyar el presupuesto, por encima de lo que necesita Cambiemos para asegurarse una mayoría, pero el problema será si la mayoría de su bloque condiciona la sesión a votar la anulación del DNU que borró el fondo sojero.

Los gobernadores rebeldes piden fondos, obras y promesas incumplidas como los aportes a las cajas previsionales. Y amenazan con restituir el fondo sojero, una caja de 100 mil millones. 

Frigerio empezó a hacer los deberes para evitarlo. Firmó un decreto para proteger a productos electrónicos ensamblados en Tierra del Fuego y calmar las quejas de la gobernadora Rosana Bertone.

Y otro para repartir 1000 millones de pesos en las provincias, que es el primer desembolso de los 4100 millones que Mauricio Macri, en otro decreto, se comprometió a aportar para frenar el primer intento de derogar en el Congreso el DNU que eliminó el Fondo Sojero.

El FFS se componía del 30% de las retenciones a la soja que desde 2009 se coparticipaban a las provincias, para que lo destinen a obras públicas y el año que viene podría superar los 100 mil millones de pesos. Si los dos recintos anulan el DNU Macri debería volver a retener ese dinero y repartirlo entre las provincias, sin importar la suerte de la ley de presupuesto.

"Para nosotros en lo que respecta al fondo sojero no hay margen de negociación. Es un tema cerrado que formó parte de un acuerdo integral por el presupuesto avalado por la Cámara de Diputados, el pacto fiscal y las compensaciones a las provincias. Además ya se comenzó a pagar la compensación que acordamos con los gobernadores hace dos meses atrás", respondió esta tarde Sebastián García De Luca, viceministro del Interior de la Nación.

Para que la sangre no llegue al río, Frigerio debe girar en los próximos 10 días los 3100 millones restantes y responder a otras demandas, como la de cumplir con los aportes a las cajas previsionales, un compromiso asumido con la ley de blanqueo de capitales, que no siempre se cumple.

El filtro son los cálculos actuariales a cargo de Anses y el que más protesta es Gildo Insfrán, gobernador de Formosa, que asegura no haber recibido un peso este año.

Gerardo Zamora, de Santiago del Estero, tiene tres senadores y es uno de los más perjudicados por la eliminación del Fofeso, porque su provincia es una de las más favorecidas en el reparto de coparticipación.

Los otros rebeldes son Juan Manzur; Domingo Peppo (Chaco), Lucia Corpacci (Catamarca), Sergio Casas (La Rioja). Todos piden algo extra.

El martes, la comisión también debatirá si exime a las casas únicas familiares del aumento a los bienes personales, una propuesta de Miguel Pichetto que aceptó el oficialismo y los gobernadores.

"No está muy dimensionado el beneficio porque en muchas provincias hay valuaciones fiscales muy atrasadas. Pero la reforma tributaria creó una comisión para actualizarlas y con esta excepción las familias tendrán un impuesto menos", explicó a LPO Carlos Caserio, vicepresidente del bloque justicialista.

También hay consenso para reducir el impuesto al patrimonio a las cooperativas y mutuales, en una ley correctiva del presupuesto que deberá tratarse en la semana del 21 y no será fácil que sea sancionada este año porque los diputados sólo están dispuestos a sesionar ese día. Y en diciembre no habrá Congreso.

 

 

 

 

Fuente: LPO