|

Gobierno y PJ Federal quieren blanquear el aporte de empresas en campaña


El Gobierno y el PJ no kirchnerista aspiran a avanzar con un proyecto de consenso para el financiamiento de las campañas políticas en una reunión de asesores en la que se tratarían también otras iniciativas de transparencia e integridad. El tema devino tras el episodio de los aportantes truchos de Cambiemos, sumado al escándalo de los cuadernos, y ahora resulta urgente si se quiere implementar antes de las elecciones de 2019.

 

La Casa Rosada envió a Diputados en julio su proyecto de ley para modificar el régimen para el financiamiento de los partidos políticos, que preveía la habilitación de aportes de empresas (prohibidos desde 2009), la eliminación de las donaciones en efectivo y la ampliación de la duración de la campaña.

El trámite de la iniciativa, resistida por el kirchnerismo, quedó en stand-by hasta que el problema se impuso en la agenda: los millonarios fondos en negro que circulan para hacer proselitismo quedaron al descubierto con el traspié de los aportantes truchos de Cambiemos y con los pagos espurios reconocidos por los empresarios en la causa de las coimas.

Días atrás, el jefe del bloque del PJ en el Senado, Miguel Pichetto, junto con los senadores Dalmacio Mera, Julio Catalán Magni, Rodolfo Urtubey y Carlos Caserio, presentó su propio proyecto de financiamiento político, que coincide en lo esencial con la iniciativa del oficialismo.

Los senadores de Cambiemos, en tanto, ingresaron por la Cámara alta el proyecto redactado por el Gobierno. En las últimas horas emisarios del Poder Ejecutivo y del PJ vienen teniendo encuentros y diálogos extraoficiales para alcanzar un consenso previo y ajustar las clavijas de la iniciativa, que, se espera, será resistida por el kirchnerismo y otros partidos de la oposición.

Este jueves se dará el primer encuentro formal, cuando se celebre en el Senado una reunión de asesores de la Comisión de Asuntos Constitucionales, en la que Cambiemos y el PJ buscarán empalmar ambas iniciativas.

 

 

 

 

 

Fuente: El Sol