|

Investigan una fundación-secta con franquicia en Salta por amenazas y extorsión agravada

Sigue sumando denuncias el escándalo que se generó en Córdoba alrededor del psicólogo Marcelo Bazán y de su fundación Dolto. Fue detenido hace 45 días por una denuncia por amenazas y extorsión agravada. En paralelo, la fiscal Graciela López de Filoñuk analiza la existencia de una supuesta red de trata de personas y abusos sexuales. Hay acusaciones de un brazo armado. La fundación tenía la central en Nueva Córdoba y "franquicias" en Villa Carlos Paz y Salta. 

 

Empezó a investigarse como secta dentro de una clínica de salud mental y encontraron armas, autos de lujo y amenazas

"Sigo receptando denuncias y ordenando medidas que las avalen", dijo la fiscal. Los familiares de las víctimas de Bazán y de su fundación -una organización en la que instrumentaban, según los testimonios, prácticas coercitivas plantearon su "preocupación" porque a su criterio las causas "no avanzan" y, sostuvieron, "se demoran" las citaciones a quienes quieren dar su testimonio. 

Bazán quedó detenido a comienzos de agosto por orden de la fiscal de Río Segundo, Patricia Baulíes, quien se apartó de la causa. La denuncia de extorsiones y amenazas la realizó la madre de N, tal como es identificado por la justicia un joven que empezó tratándose como paciente en esa fundación y que terminó definiéndose como su "discípulo" y mencionándolo a Bazán como su "padre". A nombre de N aparecen algunas propiedades donde atendía la fundación. 

Llegó de España esta semana -había viajado con Bazán y las parejas de ambos y allí se desató un conflicto- y declaró ante el nuevo fiscal, Diego Fernández de Alta Gracia. En esa fiscalía plantearon a LA NACION que divulgarían novedades del caso ya que rige el secreto de sumario hasta la próxima semana. Bazán y tres de sus colaboradores siguen presos en la cárcel de Bouwer. 

Cuando el vínculo entre N y Bazán se rompió, el psicólogo empezó a amenazarlo, según el testimonio del joven, con audios. En uno le dice "solo servís como abono" y le advierte que le hará la "vida imposible". La madre de N se presentó ante la Justicia ante las amenazas "permanentes" y las extorsiones que procuraban que pasara todo el patrimonio de la familia a la fundación. Bazán es psicólogo recibido y matriculado en el Colegio de Psicólogos de Córdoba; su fundación tenía la central en Nueva Córdoba y "franquicias" en Villa Carlos Paz y Salta. 

Todos los locales fueron clausurados por el Ministerio de Salud cordobés cuando se desató el escándalo. La hipótesis es que Bazán actuaba con una "organización" base en la que había "cooptado" a unos 25 "discípulos" quienes, a su vez, trabajaban con él para "estafar" a otras víctimas. "Los primeros también son víctimas y terminan siendo victimarios porque actúan obligados", dijo Pablo Salud, de la Red LibreMentes, que ayuda a víctimas y familiares y es querellante en la causa. La intención de las familias afectadas y de las víctimas directas es ser representadas por la defensora oficial y buscan que se aplique la ley de víctimas aprobada este año. 

"Hemos tenido reuniones con la Defensoría Nacional para tratar de avanzar; hay mucha angustia en la gente y temor a presentarse. No es una situación simple pero estamos decididos a avanzar". 

Antecedentes

En agosto se conoció que denunciaron a una secta dentro de una clínica de salud mental: armas, autos de lujo y amenazas. Hay cuatro detenidos, incluido el director de la fundación de Córdoba que está siendo investigada. "Les rompían la cabeza", acusó una extrabajadora.

Una vez que entraba alguien nuevo al centro, era muy difícil que pudiera zafar del círculo vicioso que se le presentaba. "Les rompían la cabeza", dijo una exempleada que no quiso que trascendiera su identidad. A través de extorsiones, amenazas e intimidaciones, la Justicia sospecha que en la Fundación Dolto obligaban a decenas de personas a entregar dinero y joyas. Hay cuatro detenidos por la denuncia contra una clínica de salud mental acusada de "funcionar como una secta".

Una exempleada que hizo una presentación judicial, pero no reveló su identidad, aseguró en una entrevista en Radio Mitre de Córdoba que la Fundación Dolto trastocaba la voluntad de mucha gente. "Era impresionante ver como de a poco iban rompiendo la cabeza de cualquier sujeto que sea paciente o persona que trabajaba para él para que siguiera en ese lugar. He visto que han hecho decidir entre la vida y Dolto", lanzó.

La fundación se presenta en su web como una red de "centros interdisciplinarios con consultorios externos especializados en psicología, psiquiatría y demás áreas afines a la salud mental". El responsable es el director del Marcelo Bazán, que está detenido acusado de "extorsión agravada y amenazas" en la investigación instruida por la fiscal de la localidad cordobesa de Río Segundo, Patricia Baulies.

"Estas personas captaban a personas que necesitaban tratamiento psicológico, a través del cual les permitían acceder a secretos íntimos y a los puntos vulnerables de su personalidad. Hay características de una secta", afirmó Pablo Salum, abogado de la Fundación Librementes y colaborador de víctimas y familiares de organizaciones coercitivas.

La clínica tiene cinco sucursales en los barrios cordobeses de Nueva Córdoba, Centro, General Paz, Cerro de las Rosas y otra en la ciudad de Villa Carlos Paz, pero el caso podría crecer a otras provincias, inclusive Salta. En los primeros allanamientos se secuestraron armas de fuego, tres revólveres, un pistolón, balas y escopeta, informó La Voz.

Además, la Policía secuestró dos autos de alta gama, handies, celulares y "soportes informáticos". La Justicia sospecha que podría haber más delitos relacionados como trata de personas. Creen que Bazán mandaba a "sicarios" a apretar a quienes no querían pagar.

En el perfil de Facebook, Bazán promocionaba un libro de su autoría llamado "El origen del mundo" con una extraña descripción: "El significante LA mujer no existe. Una mujer es contingente. ¿Hacés existir a una mujer? Ella te lo va a agradecer, pero te va a odiar por eso. En cuanto pueda, te va a destruir".

Fuente La Nación/TN