|

Kosiner: "No habrá una bajada de línea ni disciplina partidaria por el presupuesto"

El jefe del interbloque peronista abierto al diálogo con el Gobierno advierte que "a nadie le conviene que el país estalle en mil pedazos". No le preocupa que al PJ friendly lo traten de funcional porque, según dice, "cuando se trata de garantizar la gobernabilidad no medimos el costo político".

 

 

El diputado Pablo Kosiner tiene por delante la difícil tarea de administrar, dentro del interbloque que preside, la grieta abierta entre los gobernadores del peronismo frente al ajuste del gasto que propondrá el Gobierno en su proyecto de presupuesto 2019. Así como hay mandatarios cercanos a la Casa Rosada dispuestos a votar la iniciativa y otros, muy críticos, que se inclinan hacia el rechazo o la abstención, esa misma división amenaza con replicarse en el bloque Argentina Federal. 

Kosiner, un hombre del gobernador salteño Juan Urtubey -de perfil dialoguista con el Gobierno- no se inquieta demasiado y anticipa que su bloque no votará de manera unívoca el presupuesto del Gobierno. "La clave, no solo dentro de nuestro espacio, sino de la Argentina, es administrar las disidencias. No siempre mantuvimos las mismas posiciones y, en este caso, no habrá una bajada de línea ni disciplina partidaria", indicó el diputado Kosiner. 

"Tenemos matices entre nosotros: hay legisladores más vinculados a los gobernadores; a su vez, los gobernadores entre sí tienen distintos perfiles, y hay diputados que son oposición en sus provincias y no responden a un gobernador. Más allá de estas diferencias, lo que nos mantiene unidos como espacio es saber que podemos construir una alternativa para el país". 

-El oficialismo depende de ustedes para la sanción del presupuesto. ¿Habrá ley? 

-Quienes estamos en la gestión en las provincias estamos predispuestos al diálogo para que la Argentina tenga su presupuesto. La reunión de los gobernadores con el Presidente [el martes pasado] y, previamente, el trabajo de funcionarios del Gobierno con los ministros de Economía de las provincias fue importante. Esto no quiere decir que sea un trámite automático, vamos a discutir el detalle en el Congreso. 

-El presupuesto 2019 se viene con un fuerte recorte del gasto y caída del crecimiento. ¿Aún así lo votarían a favor? 

-Por los indicadores que trascendieron para el año próximo, este presupuesto será el peor de la gestión de Mauricio Macri: la peor inflación, el peor tipo de cambio, caída del PBI, aumento de la pobreza. Es evidente que el Gobierno fracasó en su política económica y que la Argentina necesita cambiar el rumbo; hoy está demasiado vinculado a las políticas monetarias y a las variables de tipo financiero.

El Gobierno se olvidó de la economía real, de la producción, de la industria, del desarrollo. Pero en esta instancia lo importante es tener responsabilidad; eso es lo que nos exige el país. Igualmente, en esta discusión nosotros planteamos tres variables innegociables: salarios de los trabajadores, jubilaciones y empleo. No queremos que el ajuste lo paguen los sectores más vulnerables. Pero tampoco queremos ser funcionales a que se agrave crisis. 

–¿No temen que sus adversarios, por ejemplo el kirchnerismo, los acusen de ser cómplices del Gobierno en el ajuste? 

-Cuando se trata de garantizar la gobernabilidad no medimos el costo político. Son varios los gobernadores que entienden que en este momento hay que hacer todos los esfuerzos necesarios por una cuestión de responsabilidad: a nadie le conviene que la Argentina estalle en mil pedazos. Por eso no entiendo a aquellos que apuestan al fracaso del Gobierno; forman parte de una dirigencia política egoísta que solo busca sacar una ventaja electoral. 

-¿Qué proponen? 

-Nuestro planteo es diferente: creemos que la oferta a los argentinos no debe ser volver al pasado, porque es una etapa concluida, pero tampoco darle continuidad al presente porque ha fracasado. La Argentina merece otro futuro: esa es la alternativa que desde el peronismo estamos construyendo. 

Fuente: La Nación