|

Reconocen que las obras del Plan Belgrano están frenadas

Cómo es el plan del Gobierno para que empresas extranjeras sigan en el país

En reunión a solas con embajadores, Peña, Faurie y Dujovne dieron explicaciones a los embajadores sobre las medidas adoptadas enmedio de las turbulencias y pidieron mantener la confianza en el rumbo. Lejos del tono épico, los funcionarios presentes también reconocieron que algunas obras comprometidas en el marco del Plan Belgrano, para el desarrollo del norte argentino, o el programa RenovAr, para instalar fuentes de energía no contaminante, deberán esperar más tiempo para hacerse realidad.

 

 

 

Como lo había hecho en 2017 tras ganar las elecciones legislativas, el Gobierno convocó al cuerpo diplomático en conjunto, esta vez ya no para transmitirle un panorama alentador sobre el rumbo de la administración Macri, sino más bien para despejar las inquietudes que la corrida contra el peso y el escándalo de los "Cuadernos de las coimas" despertaron en todo el mundo y motivaron consultas de las representaciones en el país.

El lunes por la noche, el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el canciller Jorge Faurie y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, organizaron en el Museo de la Casa Rosada un encuentro en el que se reafirmaron como los interlocutores del presidente Mauricio Macri, tras las fuertes dudas sobre su continuidad.

Peña, que guarda silencio desde que se definió el achique del gabinete presidencial, fue el primero en tomar la palabra para manifestar la expectativa del Gobierno para que las empresas extranjeras con operaciones consolidadas continúen confiando en el país, y aquellas que se encuentran en proyectos de Participacion Público Priviada (PPP) no se bajen a medio camino.

Dujovne, en tanto, reforzó el mensaje asegurándoles que el contexto adverso, por otra parte, obliga a acelerar reformas que reclaman, precisamente, los inversores, y explicó que la vuelta de las retenciones es una "medida transitoria" y con fecha de finalización.

El ahora secretario de Agroindustria insistió en que "la nueva realidad y el nuevo tipo de cambio se abre una oportunidad para exportar más alimentos al mundo".

 

Fuente: Cronista