|

Fiore, Romero y Urtubey, denunciados por abandono de persona seguido de muerte


Los tres senadores por Salta, Cristina Fiore, Juan Carlos Romero y Rodolfo Urtubey están en el grupo de los 38 legisladores que votaron en contra del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo en la sesión del 8 de agosto. Están acusados por "abandono de persona seguido de muerte" tras el fallecimiento de al menos dos mujeres como consecuencia de abortos clandestinos. La pena establecida por el delito es de cinco a 15 años de prisión.

 

Tras el fallecimiento de al menos dos mujeres como consecuencia de abortos clandestinos, denunciaron a 38 senadores y senadoras que votaron en contra del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Ocurrió el viernes en los tribunales federales de Buenos Aires. Están acusados por el delito de abandono de persona seguido de muerte.

La querella será presentada por un conjunto de organizaciones de derechos humanos, entre ellas Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, Asociación de Ex Detenidos – Desaparecidos, Asociación de Abogados Laboralistas, Encuentro Memoria Verdad y Justicia y el Comité de Acción Jurídica.

"Nunca había quedado tan claro que si no se aprueba una ley que garantice el aborto legal, seguro y gratuito, se empuja a las mujeres a la muerte por abortos clandestinos con métodos muy precarios como un tallo de perejil. Al haber optado por el aborto clandestino, los senadores pasan a ser responsables de un delito que está previsto en el Código Penal y es el de abandono de persona, seguido de muerte", precisó el abogado Juan Carlos Capurro, integrante de la Federación Internacional de Derechos Humanos, en diálogo con Página/12.

El 9 de agosto el Senado frenó la legalización del aborto. Después del rechazo, al menos dos mujeres murieron por aborto clandestino en la provincia de Buenos Aires, Elizabeth, en un hospital de Pacheco y Romina Fernández, en uno de Pilar. Las dos mujeres se vieron forzadas a recurrir a métodos muy precarios para interrumpir un embarazo que no querían continuar, lo que les produjo infecciones que las llevó a la muerte.