|

Salta: un exmilitar violó a sus dos hijas y embarazó a una

Resultado de imagen para militares botas

Su última víctima, una hija de 13 años, dio a luz a una beba y dijo que el padre era un compañero. Sin embargo, se quebró y delató a su progenitor. Interviene la fiscal Cecilia Flores Toranzos, que lo imputó y ordenó la detención con prisión preventiva. Ya había cumplido una condena por violar a otra hija.

 

La madre de la menor, tras el nacimiento de su nieta, insistió con su hija para acudir al Registro Civil y realizar los trámites del caso, circunstancias en que la adolescente, quien dijo que el padre de la criatura era un compañero de escuela, se quebró y confesó que fue víctima de abusos sexuales por parte de su padre.

La madre, según la denuncia que radicó y activó la investigación penal que lleva adelante la Unidad Fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual, explicó que la menor no reveló antes lo ocurrido debido a las frecuentes amenazas proferidas por su progenitor.

Dijo que los abusos ocurrieron en momentos en que el padre se quedaba solo con la menor en la vivienda. Agregó que además de las amenazas, el acusado también le prometió comprarle un teléfono celular y una tablet a cambio de que no le diga a la madre sobre los abusos.

La Fiscalía solicitó de inmediato la detención del padre de la menor, un jubilado del Ejército, quien tiene en su haber una condena por el delito de abuso sexual con acceso carnal en perjuicio de otra hija mayor de edad, por el cual fue condenado. Cumplida la pena, regresó a convivir con su mujer en una vivienda del barrio Campo Caseros.

La madre de la menor, aportó detalles también sobre la conducta agresiva del acusado, ya que para poder radicar la denuncia debió salir de su domicilio sin informar su destino, y así evitar represalias de su pareja.

La fiscal penal Cecilia Flores Toranzos, imputó al acusado (cuya identidad se mantiene en reserva para proteger a la menor) el delito  de “abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y la convivencia continuado”.

En su decreto de imputación, la fiscal señaló la gravedad del delito imputado y el grado de afectación del caso. “Se pudo determinar que en las circunstancias relatadas en la denuncia, el imputado accedió carnalmente en varias oportunidades a su hija menor de edad cuando ésta convivía con él”.

Flores Toranzos resaltó que estos abusos atentaron “contra la integridad sexual de la menor, quien en razón de su escasa edad no estuvo en condiciones de consentir tal acción, siendo que mantuvo el silencio de la misma mediante el temor”. Este accionar, agregó, “se agrava por cuanto el causante es el padre de la menor y convivía con ella al tiempo de los hechos”.