|

Junio mostrará la mayor inflación en dos años: entre el 3,5% y el 4%


La devaluación del peso, las subas del combustible (por el incremento del dólar y el petróleo en el mundo) y su impacto en los precios de los alimentos (aceites, pan y carne), sumados al aumento del transporte, pero también de los rubros ligados a las vacaciones de invierno, son las causas por las que junio mostrará la mayor inflación minorista en dos años, según confirmaron a fuentes oficiales.

 

 

Para el Gobierno, el índice de precios (IPC) oficial que se difundirá el lunes estará entre el 3,5% y el 4%.

Si efectivamente el dato de inflación que publicará el Indec se confirma en esa banda estimada -es la misma que proyectan los privados- se tratará del peor IPC desde mayo de 2016, cuando el índice oficial (aún no nacional) varió un 4,2% en medio de un reajuste de las tarifas de los servicios públicos y a meses del salto cambiario de entonces.

La inflación core (núcleo, que elimina precios regulados y estacionales) daría alrededor del 4,2%, según pronostican los privados. Esa medición, la más observada desde el Banco Central (BCRA), sería las más elevada desde la salida del cepo cambiario, en diciembre de 2015.

La estimación de los privados no difiere de la que ya tiene en su despacho el ministro de Hacienda y Finanzas y coordinador del equipo económico, Nicolás Dujovne. Para julio, en tanto, las miradas son más optimistas, sobre todo considerando el torniquete monetario que puso el Banco Central en acción y que ya opera sobre la actividad económica.

 

 

 

Fuente: La Nación