|

Urtubey sorprende y se pone a a favor de separar la Iglesia del Estado

El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey volvió a respaldar la despenalización del aborto y admitió que “de hecho” se debe gestar la división del Estado y la Iglesia. Además de las decisiones en las que incide la Iglesia Católica, se deben revisar los fondos que se le destinan. El Estado gasta 130 millones de pesos solo para mantener a los obispos. 

Vale la pena recordar que en mayo pasado, Urtubey criticó a Cambiemos y aseguró que Argentina "necesita un gobierno de corte progresista". Lo hizo en tono de campaña y junto senador justicialista Miguel Ángel Pichetto, cuando encabezaron un acto que podría ser el comienzo de campaña para 2019 si se tienen en cuenta las críticas al Gobierno y el llamado a la construcción de una oposición enmarcada en el peronismo.

En Bariloche, Urtubey se reconoció creyente católico aunque no practicante. Respondió a “Río Negro” sobre el debate que se viene respecto del vínculo de la Iglesia Católica y el Estado: “estamos en el siglo 21, es obvio que así tiene que ser” dijo admitiendo una división y agregó que “son cuestiones que ya ‘de hecho’ están saldadas”.

Además de las decisiones en las que incide la Iglesia Católica, se deben revisar los fondos que se le destinan. En marzo pasado, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, reveló ante el Congreso que el Estado gasta 130 millones de pesos para mantener a los obispos. 

Ver más: Peña: "Mantener a los obispos cuesta $130 millones por año"

Hasta el año pasado en Salta se impartía educación religiosa en las escuelas públicas de manera obligatoria, tras una modificación de la Ley de Educación Provincial que entró en vigencia en 2008, pero en diciembre la Corte Suprema de Justicia de la Nación declaró inconstitucional esa norma.

Respecto al debate por el aborto legal, Urtubey reafirmó su postura a favor de la “despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo, creo que no se sostiene hoy en el siglo 21 eso” aunque admitió que aún falta un largo debate para que sea aprobado en el Senado.

El salteño dijo que se deben alcanzar mayores niveles de consenso para que la despenalización se convierta en ley.

A pesar de la postura a favor del aborto legal que expresó Urtubey, todos los diputados de Salta votaron en contra del proyecto. El mandatario dijo que hay una división de poderes y que “jamás les daré instrucciones” a los representantes legislativos de su provincia.

Antes de hablar sobre aspectos turísticos en un salón del centro de Bariloche, un grupo de mujeres que defiende el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo lo encaró para darle un documento, que el salteño recibió.

Ver más: Diputados radicales van por los sueldos de los obispos

Fuente: El Acople/Diario Río Negro