|

#AbortoSeraLey: Pichetto y Naidenoff anticipan la aprobación del Senado

El peronista y el radical coincidieron en que el proyecto podría ser votado en la Cámara alta antes del receso invernal.

 

"Habrá un efecto imparable y la ley va a salir del Senado. Tengo confianza en que la ley va a salir". Ese fue el pronóstico que hizo a Clarín Miguel Ángel Pichetto, jefe de la bancada justicialista en el Senado, sobre el proyecto de ley de despenalización del aborto que tuvo media sanción este jueves en la Cámara de Diputados.

"El senado tiene que hacerse cargo de la demanda ciudadana y legislar realidades", coincidió el radical Luis Naidenoff, jefe del interbloque Cambiemos en el Senado. Y completó: "El aborto no es una cuestión de fe sino de salud pública".

De esta manera, los titulares de las dos bancadas mayoritarias coincidieron en pronosticar que la ley de despenalización del aborto sería aprobada por el Senado. A la Cámara alta siempre se la califica como más conservadora que a Diputados. Su presidenta, Gabriela Michetti, está en contra.

Pichetto rechazó las especulaciones que corrieron en las últimas horas sobre que el Senado recién votaría la iniciativa en septiembre. "No habrá un debate muy largo, creo que con dos o tres semanas de tratamiento ya se podría votar".

El radical Naidenoff coincide también en que el tratamiento en el Senado no debe ser prolongado. "Ya venimos de un debate muy fuerte y potente de Diputados, lo que no quita que haremos un plenario de comisiones, aunque en términos más acotados. Este es un asunto que se definirá en Labor Parlamentaria entre todos los jefes de bloques. ¿Si podemos votarla antes del receso invernal? Puede ser, pero veremos".

El jefe del interbloque Cambiemos también sostuvo que "fue un gran avance lo de Diputados, una discusión muy madura. El Senado también es reflexivo. Cumpliremos con las audiencias y desde lo personal acompaño la idea de que el Estado asuma su rol en materia de salud pública. Cuando las cosas se dan, el Estado debe estar presente".

 

 

 

Fuente: Clarín