|

#Cachi: La Casa Militar y el piloto de Urtubey habían advertido sobre las malas condiciones para volar

Fue antes de la gira de Macri por el Norte. La casa Militar puso reparos sobre el lugar escogido para viajar. El piloto de la gobernación de Salta, tras realizar dos viajes en el avión sanitario, alertó que las condiciones eran peligrosas para continuar volando.

 

"Hay que tener cuidado con el clima de Cachi. Esta época del año no es la ideal para ir: es una zona complicada y las condiciones son muy cambiantes". La advertencia, en el Salón Sur de Casa Rosada, la hizo el experimentado coronel Alejandro Guglielmi, subjefe de la Casa Militar y el nexo de la división con la custodia del Presidente. Ocurrió, según pudo reconstruir Clarín de cuatro fuentes distintas, el martes 15 de mayo, en una de las varias reuniones en las que se diagramó la gira de Mauricio Macri por el Norte. Desestimado por quienes manejan la agenda del mandatario, el aviso de algún modo fue el anticipo del incidente en el que se vio involucrada la comitiva oficial que viajaba en el helicóptero MI-171E y debió aterrizar de emergencia a 3.600 metros de altura, en la precordillera catamarqueña.

El episodio en Cachi reavivó las internas en torno a la Seguridad presidencial. En este caso, entre quienes creen que no se tomaron los recaudos suficientes y funcionarios de la Secretaría General de Presidencia, que dirige Fernando de Andreis y siempre tiene la última palabra a la hora de definir la hoja de ruta del Presidente. "No hubo ningún informe expreso de Casa Militar. Y, en caso que hubiera habido alguna recomendación oral, para un lado o para el otro, la última decisión es del secretario (por De Andreis)", argumentaron a Clarín desde Secretaría General. Y consideraron que "no fue una mala decisión" ya que el problema con el clima "no fue en Cachi, sino en Salta y Santiago del Estero". E insistieron: "Si fuera por la Casa Militar, Mauricio no iría a ningún lado".

En efecto, en aquella cumbre en la que Guglielmi aconsejó evaluar bien las condiciones climáticas y la conveniencia de insistir con Cachi, participaron más de 15 funcionarios, no sólo de Casa Rosada sino de otros ministerios que participaron de la gira. Ninguna otra voz se animó en ese momento a respaldar la postura del coronel.

Por otra parte, aunque todas las voces que se expresaron públicamente coincidieron en que el aterrizaje en la montaña no obedeció a una situación de emergencia sino a una decisión "por precaución"; arriba del helicóptero se vivieron momentos de mucho nerviosismo y miedo.

Tanto que, temiendo el peor final, uno de los tripulantes de la comitiva escribió un mensaje "de despedida" a su pareja, también integrante del Gobierno. Ese emotivo texto fue, en definitiva, la primera novedad directa que la delegación que acompañaba a Macri recibió de los tripulantes, entre los que se encontraban siete funcionarios, incluidos el vocero presidencial, Iván Pavlovsky; el secretario privado, Mariano Lomolino y el jefe de la custodia Alejandro Cecatti.

Más allá de la advertencia de Guglielmi, días atrás también hubo un informe por escrito de la Casa Militar, que advirtió que las condiciones en torno a Cachi podían complicar los planes: "Si la meteorología fuera adversa deberá darse un rodeo que implicaría un vuelo de una hora y veinte minutos más".

En tanto, el mismo viernes fue el propio piloto de la gobernación de Salta, que tras realizar dos viajes en el avión sanitario -primero llevó a Macri y al gobernador Juan Manuel Urtubey; y luego a los ministros- alertó que las condiciones eran peligrosas para continuar volando. Incluso, desde Salta hay quienes dicen que intentó -sin éxito- evitar un tercer viaje. Pero que, finalmente, se plantó ante el pedido de un cuarto vuelo. En Presidencia lo niegan enfáticamente y apuntan a una supuesta cuestión económica: "La provincia no quería pagar más combustible, por eso hubo que esperar para ir en helicóptero", deslizan. Eso recién ocurrió horas más tarde, cuando Macri ya había terminado toda su agenda en Salta y se dirigía a Santiago del Estero. El resto es historia conocida. En las próximas horas, el Presidente recibirá a personal militar y a personal que participó del rescate.

Clarín