|

#Antenas: El CIF ya tiene cómo medir la radiación, pero faltan parámetros locales

Bibini entregó a López Viñals el equipamiento, en el marco de un proceso judicial contra la empresa Claro, que instaló irregularmente una antena en Campo Quijano. El litigio comenzó en 2011 y todavía faltan los índices locales de contaminación para tener parámetros.

 

La ministra de Producción, Trabajo y Desarrollo Sustentable, Paula María Bibini entregó el equipamiento al Cuerpo de Investigaciones Fiscales durante una reunión con el procurador Pablo López Viñals. Avanzaron en la constitución de un equipo de técnicos de ambos organismos a para establecer índices locales para la contaminación ambiental.

El equipo se entrega en el marco del proceso judicial seguido por la Procuración General contra la empresa AMX Argentina SA (Claro) a raíz de la instalación irregular de una antena de telefonía celular en Campo Quijano y la posible contaminación ambiental.

Como resultado del litigio iniciado en 2011, la empresa fue sancionada al pago de una multa de 433.500 pesos por irregularidades en la habilitación, multa que fue ratificada por la Corte de Justicia.

Tras un acuerdo entre las partes, se convino el uso del dinero de la multa para la adquisición de un equipo de medición de radiación no ionizante.

El equipo cedido, en el marco del convenio de “Prevención y Control Ambiental”, se denomina “Solución de Medición de Inmisión –Banda Ancha- de Radiación No Ionizante.

El CIF asumió la responsabilidad de mantenimiento y uso para “realizar mediciones y determinaciones” para litigios concretos.

 

Falta elaborar un protocolo con Índices Locales de Contaminación

Los organismos establecerán índices de contaminación ambiental. Primero conformarán un equipo de técnicos del CIF y el Ministerio para establecer parámetros locales en la materia.

En la provincia ni la región existen índices de contaminación ambiental que puedan ser aplicables en los respectivos controles de contaminación ambiental, y se suele acudir a índices establecidos por otras provincias.

 

El caso AMX

Las actuaciones judiciales comenzaron en 2011 con la aplicación de una multa porque la empresa no presentó toda la documentación e informes relacionados a la habilitación de la antena, entre ellas la certificación de impacto ambiental exigida. La multa se extendió desde el 11 de marzo al 7 de junio de 2011, fijada sobre una base de 500 a 3.000 y 5.000 pesos diarios.

La empresa presentó distintos planteos que desnaturalizaron el fondo de la cuestión y llevaron el caso a un largo proceso, el cual terminó con un fallo de la Corte de Justicia de Salta que confirmó la multa, fijada en $ 433.500 pesos.

Por otra parte, para determinar la posible contaminación ambiental de radiación no ionizante por parte de la antena de telefonía celular, se avanzó en un acuerdo judicial.

El 12 de mayo del año 2016, las partes acordaron un plan para determinar el nivel de contaminación ambiental. Esa audiencia fue convocada por el juez de la Sala IV, de la Cámara de Apelaciones Civil y Comercial, José Gerardo Ruiz y participaron la Fiscal ante la Corte 1, Patricia Di Paolo y el secretario relator de Asuntos Ambientales e Intereses Difusos, Sebastián Lloret.

También estuvieron funcionarios del Ministerio de Salud Pública y de la Secretaría de Medio Ambiente de la Provincia. Por parte de la empresa AMX, estuvo presente su apoderado, Ramiro María Saravia.

Entonces, los funcionarios del Ministerio de Salud Pública se comprometieron a realizar los protocolos de investigación y relevamiento de patologías vinculadas con la emanación de energía de la antena de telefonía celular.

Por su parte, la Secretaría de Medio Ambiente asumió la responsabilidad de adquirir un aparato que permitirá medir las radiaciones no ionizantes en el ambiente, las que se presume son irradiadas por la antena de telefonía celular.

El equipo fue adquirido con el dinero depositado por AMX, correspondiente a la multa fijada en 433.500 pesos. Finalmente, el representante de Claro en Argentina, en tanto, se comprometió a realizar la reubicación de la antena en cuestión, previa tramitación de las habilitaciones que correspondan.