|

Urtubey, Massa y Randazzo por ahora prefieren un freno

 

Sostienen que primero deben fortalecer sus propios espacios antes de conformar alianzas electorales. El rechazo a Cristina.

 

Mientras el kirchnerismo, junto a un sector del peronismo, comienza a alentar una gran interna como único camino posible que los lleve a un triunfo en las elecciones de 2019, hay dirigentes que prefieren poner un freno al acuerdo electoral. Estos últimos, entre los que se encuentran Juan Manuel Urtubey, Sergio Massa y Florencio Randazzo, creen que ahora es momento de fortalecer sus espacios y dejar la discusión sobre la conformación de alianzas recién para cuando venza el plazo de su inscripción (junio del año próximo).

Dentro del sector de gobernadores y legisladores peronistas conviven dos posiciones. Hay quienes ya no niegan que terminarán compitiendo en las primarias junto con otros postulantes, pero piden no adelantar los tiempos y avisan que “la unidad no depende de una foto de dirigentes”. Incluso, esta alternativa la empiezan a compartir dirigentes cercanos a Urtubey, a pesar de que el gobernador de Salta es quien muestra más resistencia a sentarse a una mesa con los K.

Otros se entusiasman con dejar que el kirchnerismo compita por su lado y presentarse con un frente distinto. “Hay que pensar toda la estrategia política, con el ballottage incluido. Y en la segunda vuelta, quien más posibilidades tiene de ganarle a Macri es Urtubey. Un candidato moderado le saca votos a Cambiemos y está más cerca de ganarle que uno confrontativo”, analiza un diputado del bloque justicialista mientras muestra una encuesta que lo respalda.

Para que el salteño llegue al ballottage, apuestan a tener a Massa en sus filas. Creen que el tigrense les puede dar los votos necesarios en la provincia de Buenos Aires y así acercarlos al suelo presidencial. Pero primero deberán convencerlo de que compita como candidato a gobernador contra María Eugenia Vidal. No será tarea sencilla, no solo porque el líder del Frente Renovador aún no desistió de volver a presentarse por la presidencia, sino también porque sabe que hoy la pelea electoral con Vidal le sumaría una nueva derrota a su carrera política.

Mientras en público Massa asegura que no avanzará en una alianza con Cristina Kirchner, legisladores nacionales, provinciales e intendentes que hasta ahora se mantuvieron en sus filas comienzan a mostrar que el camino que debería tomar es el de confluir en unas PASO en las que también haya candidatos kirchneristas. Por ahora, deja mover tanto a ellos como a quienes creen que deben fortalecer el Frente Renovador (son pocos en esta lista liderada por Graciela Camaño).

Pero en el encuentro que mantuvo esta semana con Randazzo coincidió en que se deben encaminar a una amplia concertación en la que quede claro que son “absolutamente opositores” al Gobierno. El tiempo de la ancha avenida del medio parece haber terminado.

“No estamos apurados y no vamos a participar de ningún encuentro”, dicen en el entorno de Florencio Randazzo. Pero celebran que finalmente el kirchnerismo abra las internas que el ex ministro pidió tanto en 2015 para competir contra Daniel Scioli como en 2017 para pelear contra Cristina.

“Nosotros nunca nos fuimos y estamos adentro del PJ. No hay que tenerle miedo a ir todos juntos con nuestras diferencias y que estas diferencias las resuelvan las primarias. Celebramos que ahora se den cuenta de la importancia de las PASO”, concluyen.

Perfil