|

Padres detenidos por abuso sexual y trato cruel contra su bebé de un mes

El hecho fue detectado en el Hospital Público Materno Infantil, donde el bebé de un mes de vida, llegó con fracturas en los miembros inferiores y superiores, de costillas y lesiones en los genitales. Pusieron en riesgo su vida dada la vulnerabilidad del infante.

 

El fiscal Penal 2 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas Pablo Paz intervino en la investigación iniciada por la fiscal Penal 3 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, Cecilia Flores Toranzos. Los acusados son Luciano Leandro Gonzalbez y a Mariana del Rosario Román en perjuicio del hijo de ambos.

El 20 de noviembre pasado, una profesional del Hospital Público Materno Infantil reportó a las autoridades por la situación del bebé, que estaría en situación de riesgo y que llegó derivado de un sanatorio privado con graves lesiones en brazos, piernas y la zona genital.

En la constatación física se pudo determinar que el niño tiene fracturas múltiples y de diferente data en los brazos, las piernas, costillas y lesiones en la zona genital. Ante esto, fueron inicialmente imputados por los delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado por el grave daño en la salud física, por el vínculo, por haber sido cometido por dos o más personas y por la convivencia en concurso real con lesiones graves agravadas por el vínculo y por el concurso premeditado de dos o más personas.

Verificado el riesgo de vida existente para el infante, dada su indefensión y vulnerabilidad, intervino la Unidad de Graves Atentados, donde el fiscal Paz evaluó que los imputados habrían intentado suprimir la vida de su hijo, aplicándole trato severamente cruel e inhumano y decidió ampliar su imputación este miércoles.

Gonzalbez y Román fueron imputados por los delitos de homicidio calificado por el vínculo en grado de tentativa, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y grave daño a la salud física. Ambos prestaron declaración y ratificaron sus dichos vertidos en la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, donde dijeron desconocer los motivos de las lesiones y trataron de vincularlas con problemas de salud del bebé o descuido. Ambos permanecen detenidos mientras se cumplen medidas y diligencias solicitadas por la Fiscalía.