|

Macri insistirá con la boleta única electrónica

El Gobierno pretende que el tema se trate en febrero, en sesiones extraordinarias. Confían en aprobarlo con el nuevo Congreso y cuestionan la boleta única de papel por "inaplicable". En diversas oportunidades tanto Macri como sus principales funcionarios se manifestaron a favor del voto electrónico, que se utiliza en Salta y se usó en la ciudad de Buenos Aires en los comicios de 2015.

 

 

Mauricio Macri no dará marcha atrás con su plan de tecno-voto. El tropiezo en diciembre de 2016, gestado por el PJ en el Senado y que enfureció al Presidente, es un escenario que el Gobierno cree que no volverá a repetirse.

En Casa Rosada entienden que con la nueva conformación del Congreso el proyecto que fue aprobado en Diputados y estuvo a un tranco mínimo para convertirse en ley, transitará sin sobresaltos mayores.

La hoja de ruta macrista contempla incorporar el tema en las sesiones extraordinarias de febrero a la vez que se enviará a Diputados un proyecto para modificar el sistema de financiación de los partidos políticos y de las campañas electorales.

Leer más: #VotoElectrónico: especialistas le recomendaron a Macri aplicar la boleta única en papel

Todo se lee, claro, en clave post 22-O: el triunfo de Cambiemos, aunque la numerología legislativa no sea del todo cómoda, supone que el oficialismo podrá avanzar con un paquete de reformas entre las que está, justamente, el instrumento electoral.

Rogelio Frigerio y Adrián Pérez, a cargo de área electoral del gobierno, durante una de sus exposiciones en el Congreso para defender el proyecto oficial

Macri le fijó como meta a su equipo que las presidenciales de 2019 se hagan con sistema electrónico en la mayor parte del país.

La semana pasada, un grupo de ONG's y de especialistas en temas electorales, entre otros Delia Ferreira -recientemente designada al frente de Transparencia Internacional-, le enviaron una carta al Presidente pidiéndole que en vez del voto electrónico, impulse la boleta única de papel.

En la nota, los especialistas incluyen tres demandas: la boleta única de papel, una nueva ley de financiamiento de partidos y que el Gobierno ceda a la Justicia electoral la administración de la elección y el manejo del escrutinio provisorio.

Leer más: Urtubey: “No quiero imponer nada, pero milito por el voto electrónico”

En 2016, este último punto fue motivo de controversias y zigzagueos. La Cámara Nacional Electoral (CNE), por entonces presidida por Alberto Dalla Vía, le solicitó al Ministerio de Interior que le otorgue el provisorio. Rogelio Frigerio acepto pero luego no se aplicó.

Con las denuncias de Unidad Ciudadana, por las demoras y cambios de resultados en Buenos Aires y Santa Fe, el tema volvió a generar polémica y las ONG, entre las que está Poder Ciudadano y Directorio Legislativo, volvieron a la carga para pedir pasarle ese proceso a la Justicia.

En Gobierno, la carta de los especialistas no cayó bien aunque, para evitar darle más volumen, no quisieron salir a contestar. Así y todo, el malestar late en Interior y en la Secretaria de Asuntos Políticos e Institucionales, a cargo de Adrián Pérez.

Delia Ferreira, presidenta de Transparencia Internacional, y firmante de la carta dirigida a Macri contra la aplicación del "voto electrónico".

"La boleta única de papel es interesante pero en algunos lugares es inaplicable: ¿qué tamaño tendría en una PASO en provincia de Buenos Aires?", apunta una fuente oficial y repite el argumento de Cambiemos respecto a que no ven motivos para no incorporar tecnología al régimen electoral.

En Gobierno rechazan, además, el argumento de los especialistas respecto a que el voto electrónico está retrocediendo en todo el mundo, ante lo cual dicen que el "modelo argentino" de sistema con soporte papel no es voto electrónico en el sentido clásico.

Así y todo, los especialistas cuestionan la introducción de tecnología en el proceso electoral por la vulnerabilidad del mismo, aunque aceptan, por caso, que se agregue tecnología para la identificación de votantes.

 

 

 

 

 

Fuene: Clarín