|

#EconomíasRegionales: mucho rojo, poco verde

A la hora de identificar la situación de cada una de las 18 economías relevadas, el tablero de indicadores elaborado por Coninagro muestra que sólo cuatro muestran una condición de “prosperidad” o de “crecimiento”. Este grupo de privilegio –con luz verde–lo integran la producción de granos, bovinos, maní y porcinos.

 

"El resto transita por una etapa de cambio de tendencia, signos de crisis o en crisis", precisó Silvina Campos Carlés, economista de la entidad.

Bajo el lema "Acciones para los nuevos paradigmas", Coninagro presentó en la Bolsa de Cereales de Córdoba el documento "El Campo y la Política III". Además de evaluar la situación actual que atraviesan las economías regionales, se busca brindar herramientas para la construcción de políticas públicas a largo plazo, además de priorizar una estrategia poblacional que evite las megaconcentraciones urbanas e impulse procesos de desarrollo local en todas las regiones productivas.

"Es una forma que tenemos desde el movimiento cooperativo de contribuir con propuestas al desarrollo del sector agroindustrial", indicó el presidente de la entidad, Carlos Iannizzotto.

El contenido del documento elaborado por los economistas de la entidad cooperativa ofrece una mirada multidisciplinaria de aspectos vinculados con la competitividad, infraestructura, propiedad intelectual, educación, bioenergía y manejo de suelo, entre otros temas.

Además de un abordaje, que incluye la caracterización, situación, problemática y propuesta de 18 economías regionales: granos, carne bovina, leche, algodón, arroz, aves, cítricos, forestal, hortalizas, mandioca, maní, ovinos, papa, peras y manzanas, porcinos, tabaco, vino y mosto, y yerba mate.

“Necesitamos el fortalecimiento de las economías regionales, con políticas micro y específicas, que mantengan la matriz productiva que ejercen los pequeños y medianos productores y las pymes, que son el eje federal del campo, ya que desde ellas se impulsa el empleo y se reduce la pobreza”, explicó la entidad.

 

Propuestas

A modo de conclusión, el trabajo de Coninagro plantea un conjunto de políticas que debe llevar el Estado junto con los privados, "con la finalidad de lograr previsibilidad para producir más y mejor", indicó Iannizzotto.

En materia de infraestructura, por ejemplo, la propuesta impulsa el desarrollo basado en tres pilares (hídrico, vial y energético), que den sustentabilidad en el tiempo a la política rural. Coninagro apoya el Plan Belgrano, el Plan Vial y cree que es interesante el Plan Energético.

En cuanto a la financiación para la agroindustria, la entidad reclama créditos para capital de trabajo adecuados a los ciclos productivos y se resalta la importancia de la creación de líneas crediticias que cuenten con años de gracia y tengan intereses razonables. Por último, se promueve una política monetaria que incentive la producción industrial y local, con garantías alternativas que lleguen a todos los productores, cooperativas y Pyme.

La entidad cooperativa es partidaria de una reducción de la presión impositiva y de la adecuación de los costos laborales en la producción primaria, industrial y comercial.