|

Antes de Navidad, la Iglesia llevó a Macri su crítica por la crisis

El episcopado planteó su preocupación por la pobreza, el desempleo y la desnutrición en ascenso. También pidió no más recortes en Agroindustria y los programas de Sedronar.

 

 

Como ya es tradición, la comisión ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) se entrevistó con el presidente Mauricio Macri para llevarle un saludo de Navidad, y de paso hacer balance de la relación entre Iglesia y Estado, que no transita su mejor momento al cabo de un año en el que el oficialismo abrió el debate sobre la legalización del aborto y blanqueó el monto de las asignaciones de fondos públicos para obispos. La situación económica terminó por poner a los sacerdotes y obispos del lado de los sectores más postergados y endurecer el perfil confrontativo con la Casa Rosada.

En tal sentido, los prelados aprovecharon el encuentro con el Presidente para mostrar su preocupación por el aumento de la pobreza, reflejado en la última medición del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA; la baja del consumo, el aumento del desempleo y la escalada de la desnutrición infantil.

Los mitrados también expresaron su inquietud por los recortes de personal y fondos a la Secretaría de Agricultura Familiar, dependiente de la Secretaría de Gobierno de Agroindustria. Más allá de las fuentes de empleo, la preocupación trasciende al recorte de oportunidades en el interior del país para familias que viven del campo y que quedarían desguarnecidas frente al avance de empresas más grandes.

Por su parte, Macri reiteró que el Gobierno "está dando los pasos necesarios en el plano social", siendo que el año culminará con una retracción económica del 2,6% (según el FMI) y una inflación aproximada del 47%, que golpea sobre todo en aquellos con menores ingresos.

 

 

 

Fuente: Cronista