|

#Tucumán: tres versiones sobre la muerte del niño baleado por policías

Los familiares de la víctima realizaron una ruidosa marcha exigiendo Justicia. Los allegados de la víctima se reunieron con la fiscala Adriana Giannoni. Negaron que el chico haya participado de un tiroteo.

 

 

La Familia

Asegura que el niño fue ver las picadas que se realizan en la zona del parque 9 de Julio con su amigo Juan.

Niega rotundamente que haya integrado un grupo de motociclistas que hayan decidido escapar de los efectivos en la zona de El Bajo.

Desmiente categóricamente que los dos menores hayan participado de un tiroteo con los uniformados, como se informó.

Sostiene que Facundo no disparó y que no tenía armas en su poder en esos momentos ni en su casa del barrio Juan XXIII.

Señala que el menor fue ejecutado a sangre fría por los uniformados. Creen que el disparo fue hecho a corta distancia.

 

La Policía

Asegura que estuvo en la zona donde se realizan las carreras de motos, pero habría estado allí con intenciones de robo.

Señala que la persecución se inició cuando el grupo observa la presencia a los policías que realizaban el patrullaje.

Los efectivos declaran que, luego de detenerse, los integrantes del grupo abrieron fuego desde la esquina y que allí intentaron escapar.

Los efectivos indican que Facundo y su compañero sí les dispararon cuando los vieron aparecer por calle Francia.

Explica que el disparo se hizo a más de 15 metros para repeler el ataque que habrían iniciado los motociclistas.

 

La Justicia

Tiene confirmado que estuvo en ese lugar, pero todavía no determinó cuál era el fin de su presencia allí.

A través de las imágenes registradas por una cámara, se habría constatado que Facundo y su amigo estaban con el grupo que huía de los agentes. 

La Justicia confirma que hubo un tiroteo al recuperar las vainas de las armas de los uniformados y de otras tres que no fueron identificadas.

La fiscalía confirmó que el dermotest le dio positivo en la mano derecha, tanto en la zona palmar como en el dorso de la mano.

Se confirma que el disparo mortal se realizó a más de 50 centímetros del cuerpo.

 

 

 

Fuente: La Gaceta