|

Uruguay rechaza darle asilo a Alan García y lo obliga a abandonar la embajada en Lima

Manifestantes protestan contra Alana García frente a la residencia del embajador de Uruguay, en Lima./ EFE

El gobierno de Uruguay negó el lunes dar asilo político al expresidente de Perú Alan García, y lo instó a abandonar la embajada en Lima de inmediato, informaron el presidente del país, Tabaré Vázquez, y el canciller, Rodolfo Nin Novoa.

 

Vázquez explicó en rueda de prensa que no se concedió el asilo "entre otras causas porque en Perú funcionan libremente los tres poderes del Estado y expresamente el Judicial, que lleva adelante investigaciones de estos eventuales delitos económicos del ex presidente de Perú".

El presidente uruguayo aclaró que fueron dejadas de lado otras comunicaciones de organización gubernamentales, de instituciones de derechos humanos, de dirigentes políticos e incluso "una catarata de llamadas"de medios internacionales.

El canciller Nin Novoa precisó que el gobierno uruguayo consideró que las investigaciones judiciales contra García no constituyen "persecución política" y que se trata de imputaciones vinculadas mayoritariamente con hechos económicos y administrativos desarrollados durante sus dos gestiones como presidente constitucional de Perú.

García, de 69 años y que gobernó como izquierdista de 1985 a 1990 y como derechista de 2011 a 2016, es sospechoso de recibir pagos ilegales de Odebrecht a cambio de contratos. Para la Fiscalía, la aparición de un documento que presuntamente prueba que el ex gobernante recibió 100.000 dólares disfrazados de honorarios por una conferencia, podría ser la punta del iceberg.

El de García no es el único proceso en el Perú relacionado con el gigante brasileño de la construcción: los ex presidentes Alejandro Toledo, Humala y Pedro Pablo Kuczynski están prófugo el primero e impedidos de salir del país los otros dos. La ex candidata Keiko Fujimori lleva a su vez 20 días en prisión provisional.

El líder aprista ya se había visto involucrado en una situación similar en 1992, cuando pidió y obtuvo asilo de Colombia. El escenario, empero, era distinto, pues esa vez se estaba en la fase dictatorial de Alberto Fujimori y se lo quiso encarcelar de forma ilegal.

 

Fuente: Clarín y DPA