|

Obama rompe el silencio y desafía a Trump

Imagen relacionada

El demócrata era reacio a criticar a su sucesor. Sólo lo hacía en privado. Ahora lo acusa en público de mentir. Es un cambio rotundo en la tradición de EE.UU.

 

La voz de Barack Obama tiene un modo de elevarse a un tono de asombro agudo cuando habla de su sucesor, casi como si aún no pudiera creer que la Casa Blanca que ocupó durante ocho años es ahora la residencia del presidente de EE.UU. Donald Trump.

Durante la mayor parte de los últimos dos años, lo comentó en privado, solo ocasionalmente. Pero cuando comenzó la campaña este año, Obama ha expresado su exasperación en voz alta y con frecuencia, atacando a su sucesor de una manera más incisiva y sistemática que cualquier ex presidente en tres cuartos de siglo.

Aunque algunos admiradores creen que sigue siendo demasiado moderado en una era de bombardeo “trumpista”, Obama ha criticado con dureza al actual mandatario por “mentir”, por “infundir miedo” y por “hacer una maniobra política” al enviar tropas a la frontera. En el último fin de semana de campaña antes de las elecciones del martes, el ex presidente volvió a emerger como el rostro más prominente de los demócratas, enfrentando a su sucesor por el futuro del país.

En un feroz discurso en Miami el viernes por la tarde, antes de ir a Georgia para otro acto, Obama dijo que incluso los conservadores deberían preocuparse por la falta de respeto de la Constitución y la decencia básica de Trump. “Supongo que la gente debe enojarse”, continuó, “cuando ven personas que dedican todo su tiempo a difamar a los demás, cuestionar su patriotismo, llamarlos enemigos de la gente y luego fingir que están preocupados por la civilidad”.

El magnate respondió poco después. Trump, quien ha realizado más de 6.400 declaraciones falsas o engañosas desde que asumió el cargo, según un recuento de The Washington Post, dijo que Obama había mentido al decirles a los estadounidenses que podían mantener a su médico bajo su plan de salud (el Obamacare), lo que finalmente resultó no ser el caso.

Desde que dejó el cargo, la popularidad de Obama ha aumentado entre los estadounidenses. Una encuesta de la CNN este año encontró que el 66 % tenía una opinión favorable de Obama. Ycon su participación en las redes sociales ha ayudado a recaudar millones de dólares para los demócratas.

Un video suyo de opinión generó 17 millones de visitas y un video de registro de votantes llevó a casi 700.000 espectadores a Vote.org, según su equipo. Está grabando docenas de mensajes telefónicos que se enviarán este fin de semana.

Para los republicanos, la decisión de Obama de enfrentar a su sucesor es una violación de las normas no escritas. “Pasa una cantidad considerable de su tiempo tirando basura a Trump”, dijo Karl Rove, estratega político del ex presidente George W. Bush. Ron Kaufman, ex director de la Casa Blanca de George Bush, dijo que el lenguaje de Obama había sido sorprendentemente duro por parte de un presidente contra otro. Incluso Bill Clinton se abstuvo de atacar directamente a sus sucesores.

La crítica de Obama a Trump refleja una profunda antipatía por su sucesor, a quien llamó “estafador” y “señor no sabe nada” en la campaña de 2016. Trump fue el principal promotor de la mentira de que Obama no nació en EE.UU., una teoría conspirativa que irritó al demócrata.

“Ahora, en 2018, te dicen que la amenaza residual para EE.UU. es un grupo de refugiados pobres a miles de kilómetros de distancia”, agregó Obama, en alusión a los migrantes que intentan llegar desde México. “Incluso están separando a nuestras tropas de sus familias por un truco político en la frontera”. En sólo unos días, se verá si los votantes piensan como Obama o como Trump.

 

 

Fuente: Clarín