|

#G7: Trump, contra todos

La imagen en el Instagram de Angela Merkel se hizo viral.

La foto fue publicada por Angela Merkel y ya es furor en el mundo porque muestra las diferencias entre los líderes como si fuera la toma de una película de acción. 

 

La canciller alemana, Angela Merkel, compartió una foto en las redes sociales oficiales del gobierno de Alemania este que va acompañada de un texto: "Reunión espontánea entre dos sesiones de trabajo". Se refiere a las conversaciones entre los líderes asistentes a la cumbre del G-7 que se realizó en Quebec, Canadá.

En la imagen se ve que todos están de pie, menos Donald Trump, que está sentado, de brazos cruzados frente a Merkel, que a su vez está inclinada hacia adelante, en dirección al mandatario estadounidense, de forma amenazante.

De izquierda a derecha se pueden ver a Larry Kudlow, director del Consejo Económico Nacional (traje azul); Theresa May, primera ministra del Reino Unido (solo se asoma su cabeza); el perfil de Emmanuel Macron, presidente francés; Angela Merkel, canciller alemana; un hombre no identificado; Shinzo Abe, primer ministro de Japón; otro hombre no identificado, y John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de EEUU.

La imagen tomada por Jesco Denzel, uno de los fotógrafos oficiales del gobierno alemán, llega luego de las crecientes tensiones entre Trump, Merkel y otros líderes del G-7 por disputas comerciales y su repentina propuesta de aceptar en el grupo a Rusia, país que fue sacado del grupo tras invadir Crimen en 2014.

Trump impuso aranceles a los productos de sus socios comerciales en las semanas previas a esta cumbre.

Esas medidas fueron criticadas por todos sus socios, países de la Unión Europea, Canadá y México, y fueron respondidas en algunos casos (como México) con aranceles a productos estadounidenses.

Canadá por ejemplo, ya presentó su denuncia formal a la Organización Mundial de Comercio.

Durante toda la reunión del G7 se lo vio a Trump con actitudes agresivas hacia el resto de los participantes. Por ejemplo, el sábado, fue el único que llegó con atraso. Lo debieron esperar 25 minutos para comenzar el desayuno donde se hablaba sobre igualdad de género.

Cuando quiso hablar sobre la inclusión de Rusia al grupo, culpó al ex presidente Barack Obama de la situación y se quejó de que su país era tratado como una "alcancía de la que todos roban".

Amenazó a sus socios en caso de que estos tomen medidas comerciales en represalia a sus aranceles y se fue de la Cumbre antes que finalizara. Y este domingo elimnó la foto grupal del G7 de su Twitter.

Pero la foto de Merkel está haciendo historia. Los lenguajes corporales de cada uno, la tensión que se percibe en el ambiente y las interpretaciones tan diversas que está suscitando ya la transformaron en una de las imágenes más memorables de este 2018.

 

 

 

Fuente: Clarín