|

Roma: los colectivos se incendian y los pasajeros dicen que son "más peligrosos que ISIS"

El fuego desatado en el colectivo afectó a dos tiendas romanas. (AP)

El martes ardió espectacularmente una unidad muy cerca de la Fontana Di Trevi. El año pasado hubo 22 siniestros. Las investigaciones apuntan a la antigüedad de la flota y el escaso mantenimiento.

 

La flota de colectivos de Roma está en la mira de choferes y pasajeros: diez unidades ya se prendieron fuego en lo que va del año, una situación que la Justicia atribuye a la antigüedad de la flota y un escaso mantenimiento por parte de la corporación municipal que los opera.

Los incendios se producen con tanta frecuencia que, irónicos, los romanos aseguran que los colectivos de la ciudad son "más peligrosos que ISIS". Sólo en lo que va de 2018 ya ardieron diez unidades. El año pasado, se registraron 22 explosiones en buses.

La ola de incendios ganó notoriedad internacional con el último episodio: el martes, un colectivo se incendió cuando circulaba por la Via del Tritone, un concurrida calle cerca de la Plaza de España y la Fontana de Trevi.

Tanto el chofer como los pasajeros pudieron escapar a tiempo. Según las primeras pericias, la explosión fue causada por un cortocircuito, aunque los turistas presas del pánico inicialmente sospecharon de terrorismo. Dos tiendas fueron dañadas por la magnitud de las llamas.

Los incendios de colectivos se convirtieron en un episodio tan frecuente que los romanos crearon el hashtag #flambus (que rima con Trambus, el nombre anterior de Atac, la autoridad del transporte) para dar cuenta de los nuevos casos.

Justamente, la ola de explosiones puso bajo la lupa a la administración de Atac, acusada de mala gestión, falta de inversiones y escándalos de corrupción.

La flota romana, envejecida y con escaso mantenimiento, muestra un bajo nivel de disponibilidad: según un informe oficial, el 36% de los colectivos está fuera de servicio a la espera de reparaciones.

"Solo en Roma explota un autobús en el corazón de la ciudad y la gente culpa inmediatamente a Atac, sin pensar en terrorismo. Dice mucho sobre nuestras emergencias", describió en Twitter con acierto la periodista Raffaella Menichini.

En marzo, después del quinto incendio del año, los sindicatos del transporte advirtieron sobre los riesgos para los viajeros. "Los servicios de Atac no son seguros. Los conductores solo tienen que rezar para que no pase nada y no queremos pensar en lo que podría pasar cuando llegue el calor, porque si esperamos que esta autoridad resuelva el problema, entonces estamos en problemas", dijo el secretario regional del sindicato Faisa Confail, Claudio De Francesco.

El ministro del Interior, Marco Minniti, visitó el sitio del último incendio junto a Linda Meleo, la concejala a cargo del transporte. Meleo dijo que se pusieron en circulación 200 nuevos autobuses desde que Virginia Raggi, del Movimiento de Cinco Estrellas, fue elegida alcaldesa en junio de 2016.

Raggi admitió, sin embargo, que ya es "demasiado vieja" buena parte de la flota romana. "Se están realizando investigaciones para establecer la causa. El verdadero punto es que la flota de Atac es extremadamente vieja. El colectivo que ardió en llamas tenía 15 años", dijo.

 

 

 

Fuente: Clarín