|

El avión de la tragedia en Moscú: sólo se construyeron 39 y uno lo maneja Kim Jong-un

Se trata del Antonov AN-148 y se presume que ya no se fabricarán más.

 

El primer accidente aéreo grave de 2018 ha sucedido este domingo en Rusia, a las 8.27 horas (hora de Argentina), pocos minutos después del despegue de un avión de la compañía Saratov Airlines desde el aeropuerto de Domodedovo, uno de los que sirven a la capital de Rusia. El avión implicado es un Antonov AN-148 que transportaba 71 personas: 65 pasajeros y seis tripulantes.

Este es el primer accidente de este modelo de avión, fabricado por una unión de empresas entre la ucraniana Antonov y la rusa Voronezh Aircraft, asociación que se rompió el año pasado por las notables desavenencias políticas entre ambos países y sería también el primer accidente de Saratov, una de las muchas aerolíneas privadas nacidas al calor de la privatización del sector aéreo ex soviético a principios de la década de los 90 del siglo pasado.

La industria aeronáutica del este de Europa quedó descabezada con la caída del muro. Las compañías nacionales de la URSS y sus satélites estaban moralmente obligados a comprar aviones comerciales fabricados por empresas como Ylyushin, Yakolev y Antonov, aunque ya en los últimos años de la unión, algunas compañías aéreas habían optado por incorporar a sus flotas aparatos de Airbus o Boeing para operarlos sobre todo en rutas internacionales.

Una serie de accidentes demasiado frecuentes protagonizados por aviones fabricados en Rusia y Ucrania pusieron en tela de juicio su calidad y seguridad, creando una mala fama a su alrededor que en realidad era responsabilidad de falta de mantenimiento, falta de piezas de recambio y falta de procedimientos que de la construcción de los aparatos en sí. En todo caso, la caída de la Unión Soviética marcó un periodo de decadencia de su industria.

Solo algunas construcciones de nueva generación han conseguido tener un éxito relativo, aunque comercialmente estén a años luz de los dos grandes fabricantes occidentales e incluso de empresas más pequeñas especializadas en la construcción de aviones regionales como la franco-italiana ATR, la canadiense Bombardier o la brasileña Embraer.

Precisamente el avión accidentado este domingo corresponde a este último mercado de vuelos de corto y medio alcance: el Antonov 148 es la evolución de un modelo más veterano, el Antonov 74, un aparato estéticamente poco agraciado, que ganó mucho con las modificaciones realizadas en su modernización, incluida la situación de sus motores bajo las alas en lugar de en la parte superior de los planos.

Sus mejoras no han ido unidas a un éxito comercial y desde el inicio del programa y hasta hoy se han construido unicamente 39 unidades del aparato, cifra que probablemente quedará como definitiva tras la ruptura de relaciones entre Rusia y Ucrania.

El grueso de los aparatos han ido a formar parte de diferentes ministerios rusos y solo unos pocos han sido dedicados al servicio comercial como los de Angara Airlines o Rossiya, actual filial de Aeroflot y propietaria de la media docena de AN-148 que Saratov Airlines tiene en su flota junto a cinco veteranos Yakovlev y dos reactores brasileños Embraer 195.

El avión también ha tenido diferente suerte fuera de Rusia: las diez unidades que encargó Syrian Arab Airlines fueron canceladas por la guerra en el país, Cubana de Aviación tiene media docena de AN-158, la versión alargada de este modelo, que es el aparato que suele usar Raúl Castro en sus viajes dentro de Cuba y el operador más exótico del avión es Air Koryo, la compañía aérea nacional de Corea del Norte. En uno de los reportajes marcadamente patrióticos que la agencia oficial de noticias norcoreana aparece el líder supremo del país, Kim Jong-un, pilotando uno de estos aparatos (ver video arriba), mientras una voz femenina ensalza las virtudes del también aviador.

Por el momento, la única información respecto al avión accidentado, al margen de su ocupación es que en el momento del despegue la temperatura rondaba los cinco grados negativos, nevaba ligeramente y la visibilidad en la zona era bastante reducida.

 

 

 

Fuente: Diario La Vanguardia