|

La justicia arrincona a Lula y complica su candidatura

Condenado ya en segunda instancia por corrupción, las posibilidades de que Luiz Inacio Lula da Silva pueda evadir la prisión y presentarse como candidato en las elecciones de octubre empiezan a evaporarse rápidamente. En las últimas horas, jueces del Tribunal Superior Electoral (TSE) y del Supremo Tribunal Federal (STF) -cortes que representan las últimas esperanzas del expresidente brasileño- advirtieron que la justicia no hará excepciones frente a las eventuales apelaciones del hasta ahora máximo favorito para los comicios.

 

"El que está condenado en dos instancias tiene su 'ficha sucia', y quien tiene 'ficha sucia' está fuera del juego democrático. Seremos irreductibles en la aplicación de la ley de ficha limpia", dijo anteanoche el magistrado Luiz Fux al asumir el cargo rotativo de presidente del TSE, máxima autoridad electoral de Brasil.

En julio pasado, en el marco de la operación Lava Jato, el juez federal Sérgio Moro halló a Lula culpable de corrupción y lavado de dinero por haber recibido un departamento de la constructora OAS a cambio de garantizar a la empresa contratos con Petrobras. El mes pasado, la condena fue ratificada por el Tribunal Regional Federal de la 4» región (TRF4), en Porto Alegre, y la pena original de nueve años y medio de cárcel fue ampliada a 12 años y un mes.

Mientras presenta los recursos disponibles ante el propio TRF4, la defensa de Lula pretende apelar la condena penal al Superior Tribunal de Justicia (STJ) y al STF, bajo el argumento de que el departamento jamás estuvo a nombre del expresidente. Para evitar ser encarcelado no bien el TRF4 termine de analizar las aclaraciones pedidas, los abogados ya interpusieron recursos de habeas corpus preventivos tanto ante el STJ -rechazado- como ante el STF -en trámite-. Pero, más allá del proceso penal, la clave estará en qué decida el TSE cuando el Partido de los Trabajadores (PT) pretenda registrar la candidatura de Lula, en el período establecido entre el 20 de julio y el 5 de agosto.

La llamada ley de ficha limpia (sancionada por el mismo Lula en 2010) prohíbe que una persona condenada en segunda instancia por un órgano colegiado se pueda presentar para un cargo público electivo. La defensa del máximo líder del PT adelantó que pedirá una excepción ante el TSE para que se permita registrar la candidatura de Lula mientras se agotan los recursos ante las instancias superiores. Pero el juez Fux ya cerró la puerta a esa posibilidad.

"La estricta observancia de la ley de ficha limpia se presenta como pilar fundamental de la actuación del TSE. La Justicia Electoral, como mediadora del sano proceso democrático, será inflexible en la aplicación de la ficha limpia", resaltó Fux, sin nombrar nunca a Lula, pero en un mensaje con claro destinatario.

Hoy, según las últimas encuestas, Lula es el candidato favorito para las elecciones, con entre 34 y 37% de las intenciones de voto. El resto de los aspirantes a la presidencia se ubican muy por detrás.

 

Recursos

En tanto no llega el momento decisivo para el registro de la candidatura de Lula, el expresidente deberá sortear antes el gran obstáculo para su eventual campaña, que sería su prisión. Los tres jueces del TRF4 indicaron que la pena de reclusión debería empezar a cumplirse no bien se agoten los recursos ante esa corte, lo que tomaría alrededor de un mes.

Sin embargo, la defensa del líder del PT buscará que se le permita apelar en libertad a las instancias superiores. Por una decisión del STF independiente del caso de Lula, la mayoría de los jueces de la Corte Suprema no parece inclinada a acceder a esa posibilidad.

Al considerar anteayer la apelación del diputado federal João Rodrigues -condenado en segunda instancia por corrupción-, el STF determinó la ejecución inmediata de la pena de reclusión. De esta manera se confirmó la jurisprudencia de la Corte, que ya el año pasado, en otra apelación similar, votó seis a cinco por la prisión luego de una condena en segunda instancia.

Ante estos reveses judiciales, el PT y sus aliados -Partido Democrático Laborista, Partido Socialismo y Libertad, Partido Comunista de Brasil y Partido Socialista Brasileño- pretenden lanzar el próximo mes el Frente de Defensa de la Democracia y la Soberanía "contra el veto judicial a Lula".

Y aunque en los últimos días se mencionó la posibilidad de que Lula pida refugio en la embajada del algún país del eje bolivariano, como Venezuela, Bolivia, Cuba o Nicaragua, para continuar su campaña desde el exterior, el expresidente lo rechazó vehementemente.

"La palabra huir no existe en mi vida. Escapé del hambre. Voy a encarar cualquier situación con la cabeza erguida", afirmó Lula en una entrevista a la Radio Jornal de Pernambuco.

 

 

 

Fuente: La Nación