|

Con Trump, los arrestos de inmigrantes indocumentados aumentaron un 40%

El Departamento de Seguridad Interior realizó 143.470 arrestos y expulsó a 226.119 personas en el año fiscal que cerró a fines de septiembre.

 

La tenaza migratoria que aplicó Donald Trump desde el Salón Oval de la Casa Blanca llevó a un aumento del 40% en los arrestos de inmigrantes indocumentados, una giro que tiene "un impacto devastador" para familias que llevan mucho tiempo, denunció la organización de derechos humanos Human Rights Watch.

A pesar de los aumentos en los arrestos, las deportaciones de inmigrantes indocumentados disminuyeron durante el inicio de la presidencia de Donald Trump, al igual que los arrestos en la frontera sur con México, un fenómeno que se debe, en cierta medida, a los cambios en el flujo migratorio hacia Estados Unidos: más mexicanos regresan a su país que los que emigran al norte.

El Departamento de Seguridad Interior indicó ayer que el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, según sus siglas en inglés) realizó 143.470 arrestos y expulsó a 226.119 personas en el año fiscal que cerró a fines de septiembre. Desde el inicio de la presidencia de Trump, destacó el informe oficial, hasta el final del año fiscal, hubo "110.568 arrestos en comparación con 77.806 en el año fiscal 2016, un aumento del 40 por ciento".

"La cantidad de personas que están siendo deportadas y los relatos que ofrecen dejan en evidencia que quienes inmigraron hace tiempo y tienen lazos sólidos con EE. UU. están siendo detenidos y deportados de manera agresiva y sistemática", dijo Clara Long, investigadora para Estados Unidos de HRW.

"No se trata de casos atípicos o esporádicos, sino de la imagen más implacable y destructiva de la política inmigratoria de Trump", denunció.

Trump firmó decretos que eliminaron protecciones de Barack Obama a los inmigrantes indocumentados. El gobierno de Obama, que deportó a millones de inmigrantes indocumentados, decidió restringir las expulsiones a las personas que tenían antecedentes penales o habían cruzado la frontera recientemente. Trump amplió de manera dramática el universo de extranjeros que podían ser deportados. Además, eliminó protecciones para los jóvenes llamados "Dreamers".

"Hemos visto claramente los resultados exitosos del compromiso del presidente de apoyar a los oficiales y agentes de primera línea del DHS mientras cumplen con la ley y aseguran nuestras fronteras", dijo la secretaria interina, Elaine Duke. "Tenemos la obligación de mantener la integridad de nuestro sistema de inmigración, pero debemos hacer más para intensificar y cerrar las lagunas para proteger al trabajador estadounidense, nuestra economía y nuestras comunidades", insistió.

 

 

 

 

 

Fuente: La Nación