Los Jaguares cayeron en el debut del Super Rugby


Con el debut oficial de Gonzalo Quesada como entrenador, Jaguares arrancó una nueva edición del Super Rugby con una derrota ante Lions por 25 a 16.

 

El encuentro no fue fácil si se tiene en cuenta que enfrente estuvo el subcampeón Lions, que lastimó a Jaguares mediante su arma predilecta: la combinación del line-out y el maul para llegar al try.

Pese a esa desventaja y también a algunas carencias en los puntos de contacto, Jaguares supo defenderse bien en el juego desplegado e incluso llegó a estar adelante promediando los 20 minutos del primer tiempo, pero algunas infracciones -muchas de ellas con fallos arbitrales dudosos- le fueron quitando inercia.

En el rival sobresalió el ala Marnus Schoeman, quien fue una verdadera pesadilla para la defensa argentina y anotó un hat-trick que encaminó la victoria de su equipo.

A nivel ofensivo, Jaguares tuvo sus momentos y no pudo aprovecharlos ya que se perdió al menos tres tries prácticamente hechos: el primero fue anulado a Rodrigo Bruni por obstrucción de Lavanini; en el segundo Marcos Kremer no pudo sostener la ovalada cuando giró dentro del ingoal para apoyar; y la última chance fue una jugada en la que Matías Alemanno no pudo liberar la pelota para capitalizar el try.

Pese a que no fue contundente, Jaguares se quedó con la sensación de que puede lastimar a sus rivales y trabajará durante la semana para ser más efectivo en los últimos metros.

En cuanto al contexto, la franquicia nacional hizo su debut en este Super Rugby con algunas modificaciones luego de un exitoso 2018 en el que se clasificó a playoffs: no estuvo el apertura Nicolás Sánchez, quien se fue a jugar al Stade Francais, y Emiliano Boffelli y Nahuel Tetaz Chaparro no pudieron ser de la partida por sendas lesiones.

La buena noticia pasó por el regreso a la formación inicial del fullback Joaquín Tuculet, quien superó una rotura de ligamentos en su rodilla izquierda y redondeó un buen partido.

Además de estos cambios obligados, se produjo el debut en Jaguares de dos jugadores: el joven pilar Mayco Vivas (20 años) y el octavo Rodrigo Bruni, quien ya había visto acción como titular en Los Pumas durante la ventana de noviembre de 2018. Estos cambios sorprendieron en la previa y Quesada aseguró que al armar el equipo se fijó “en la actualidad de cada jugador y no en su currículum”.

Joaquín Díaz Bonilla, quien tenía experiencia previa debido a que había debutado en 2016 en Jaguares, tuvo la difícil tarea de reemplazar a Sánchez y si bien arrancó con algunas dudas en los despejes, terminó redondeando un buen partido y demostró que puede ser el “10” de este equipo.

Ahora será tiempo de algunos replanteos de Jaguares antes de arrancar el próximo duelo que se le viene por la segunda fecha del Super Rugby: el sábado próximo, ante Bulls, en el José Amalfitani.

 

 

 

Fuente: Clarín