|

Por una vieja causa judicial, Ponzio podría perderse la Superfinal


Está imputado por el arreglo de un partido en España en 2011, cuando era futbolista de Zaragoza.

 

La decisión de la Conmebol de llevar la final de la Copa Libertadores a Madrid no dejó conformes a River ni a Boca. El club millonario porque le implica perder la ventaja de la localía y devolverle la plata a los 66 mil socios que agotaron las entradas en el Monumental. Al xeneize, en tanto, porque pretendía que su rival fuera desclasificado por la agresión al micro que trasladaba a sus jugadores.

Sin embargo, un nuevo interrogante le sumó un problema a River: una vieja causa judicial amenaza a Leonardo Ponzio. ¿De qué se trata? El futbolista está acusado de participar del arreglo del partido entre Zaragoza -donde él jugaba- y Levante el 21 de mayo de 2011. Zaragoza ganó el partido y, supuestamente, los jugadores del Levante cobraron una prima establecida en torno a los 1,2 millones de euros.

Fue un gran escándalo que implicaba a 42 miembros de ambos clubes. Sin embargo, el tema se diluyó hasta febrero de este año, cuando la causa se reabrió. Entonces, la Audiencia Provincial de Valencia, ciudad en la que se disputó el partido en cuestión, fue la que dictaminó para el jugador dos años de cárcel y seis años de inhabilitación para la práctica deportiva. El juicio oral, en tanto, será en septiembre de 2019.

"Jugué seis años, conseguí el ascenso y después nos mantuvimos en la liga. Desde entonces los únicos objetivos eran no descender. Consideré que se había cumplido un ciclo y decidí volver", había dicho Leonardo Ponzio en enero de 2012, siete meses después de ese partido sospechado, cuando resignó buena parte de su contrato para rescindir con Zaragoza y sumarse a River, que estaba en la Primera B Nacional.

Ahora, según cuenta el diario español Marca, "los abogados están intentando corroborar que la situación del futbolista no impida que pueda entrar en España, ya que según las fuentes de la fiscalía, los implicados estarían inhabilitados de realizar actividad profesional en el país por al menos seis años".

Hay antecedentes, igualmente, que tranquilizan a River. Gabi Fernández pudo jugar en Atlético de Madrid hasta junio de este año, cuando se fue Al-Sadd SC de la Liga de fútbol de Catar. El otro es el de Cristian Stuani, quien juega en el Girona y también está imputado en la causa de su época de futbolista del Levante.

 

 

 

Fuente: Clarín