|

Tras el allanamiento, el fiscal apuntó contra la dirigencia de River


Norberto Brotto aseguró que existía “un sistema paralelo de impresión de entradas” y consideró probado que los tickets hallados en el domicilio de Caverna Godoy habían sido entregados por algún dirigente.

 

El fiscal Norberto Alejandro Brotto, quien lleva adelante la investigación por presunta reventa de entradas para encuentros de River, apuntó directamente contra la dirigencia del club de Núñez por la entrega de los tickets para la final de la Copa Libertadores ante Boca que el viernes fueron hallados en la vivienda del barra Héctor Guillermo Caverna Godoy.

El fiscal sostuvo que “claramente” hay indicios de que los 300 tickets secuestrados durante el allanamiento en la casa de Godoy fueron entregados por dirigentes del club. “Tengo probado que hay 300 entradas en manos de una persona que estaba con derecho de admisión, por lo cual no podía tener ni una”, afirmó en declaraciones realizadas en Radio La Red.

Brotto consideró probala la existencia de “un sistema paralelo de impresión de entradas”. “Hay una forma de emisión de tickets que escapan a la venta legal. No son truchos, son verdaderos, pero no están dentro del circuito legal de venta de River. Encontré muchísimos tickets que claramente salen a la reventa”, resaltó.

El fiscal ratificó que las entradas secuestradas en el domicilio de Godoy (además fueron incautados siete millones de pesos, presumiblemente procedentes de la reventa de boletos) eran originales. “Las estoy peritando para verificar si las 300 personas (cuyos nombres) tienen esas entradas las habían pedido”, explicó.

Hasta el momento, la investigación que está llevando a cabo Brotto es por reventa de entradas, que es una contravención y que, por lo tanto, no puede derivar en detenciones. De todos modos, el funcionario judicial consideró que a partir de los allanamientos realizados en las últimas horas (en la vivienda de Godoy, en la del barra José Bolsa de Papa Uequín y en el Monumental) “posiblemente pueda darse la figura de promoción de barras”.

En ese caso, ya no se trataría de una contravención, sino de un delito contemplado en el artículo 5° del Régimen Penal y Contravencional para la Violencia en Espectáculos Deportivos, que prevé una pena de uno a seis años a quien “instigare, promoviere o facilitare de cualquier modo, la formación de grupos destinados a cometer” alguno de los delitos contemplados en dicha ley.

De todos modos, Brotto consideró que todavía no hay elementos para solicitar la detención de Godoy. “Tenemos que trabajar con la ley en la mano y tenemos que tomarnos tiempo para definir porque hay que hacerlo con pruebas”, enfatizó, y agregó que no había elementos para sospechar que Caverna pudiera profugarse.

El titular de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Nº 2 explicó también que era motivo de análisis la posible vinculación entre esta investigación que él estaba llevando a cabo y los incidentes ocurridos el sábado en las afueras del Monumental. Esa es la hipótesis que procuran sostener a capa y espada tanto el Gobierno nacional como el de la ciudad de Buenos Aires.

Respecto a ello, Godoy, a través de un audio de Whatsapp que fue difundido el lunes en el canal de noticias A24, se desvinculó de lo sucedido el sábado. “Soy absolutamente ajeno a cualquier participación que se me pueda imputar. Mando este audio con el fin de aclarar mi situación y desmentir audios que me sindican como el autor del lamentable episodio ocurrido antes del River-Boca”, afirmó el barra.

 

 

 

Fuente: Clarín