|

Abucheados: los 12 peores minutos de la historia de los Lakers


LeBron James y compañía fueron abucheados por su público en el Staples Center después de cerrar el primer cuarto con un marcador sumamente desfavorable de 17-42.

 

LeBron James y sus Angeles Lakers no consiguen mantener un rendimiento regular en lo que va de la temporada de la NBA tras protagonizar una nueva derrota ante los Toronto Raptors en su recinto de Staples Center. La humillación que sufrieron en el primer cuarto del partido fue tal que su público no se lo perdonó.

El hispano-congoleño Serge Ibaka batió su récord de anotación (34 puntos) y completó una de sus actuaciones más brillantes con 10 rebotes y una serie de 15/17 en el tiro para que los Raptors, sin Kawhi Leonard, abusaran a domicilio del equipo de Luke Walton por 107-121.

Los canadienses hicieron sangre con un inicio apabullante que nadie podía imaginar en el Staples Center. Se colocaron con una ventaja de 31 puntos (10-41) minutos antes de llegar al final del primer cuarto, con un Ibaka de impresión, autor de 20 puntos en una inmaculada serie de 8/8 en el tiro.

Los Lakers, en cambio, parecían una burda copia de sí mismos. De hecho, nunca en la historia de la franquicia acabó el equipo 25 puntos por debajo (17-42) tras los 12 primeros minutos.

Sin velocidad, sin defensa, sin esfuerzo y sin espíritu competitivo, el equipo siguió hundido (21-50) incluso sin los titulares de los Raptors en cancha. Únicamente el regreso de "King" James insufló cierta energía a los suyos para recortar la brecha, momentáneamente, hasta los 20 tantos (36-56).

Sin embargo, el "showtime" liderado por Ibaka regresó por todo lo alto, con mates estratosféricos incluidos, para devolver los 31 de ventaja (38-69) y provocar algunos abucheos en el pabellón.

Y aunque hubo más esfuerzos de James (56-74, 79-96), el desacierto angelino desde el perímetro (0/8 hasta bien entrado el tercer cuarto) pesaba como una losa, tanto o más que el torbellino de Ibaka o el absoluto dominio del juego por parte de Lowry.

Luke Walton pareció dar por perdido el partido y dejó en el banquillo a James en el último periodo. El ex Cleveland Cavaliers sumó 18 puntos y 6 asistencias en 28 minutos y vio cómo su equipo era apabullado por los visitantes.

 

Fuente: Infobae