|

El día en que Mick Jagger se convirtió en espía

Acostumbrado a que miles de personas concurran a un estadio a escuchar su música, esta vez Mick Jagger estuvo del otro lado. Ubicado en uno de los palos, el líder de los Rolling Stones fue un espectador más de la vibrante semifinal del Mundial de Rusia entre Francia y Bélgica.

 

Nacido hace 74 años en Dartford -localidad ubicada en el sudeste de Inglaterra-, Jagger es un apasionado por el fútbol, al punto que acompañó a su selección en los últimos mundiales. Por eso, tal vez, no resulta extraño que haya concurrido a ver al posible rival del equipo de Gareth Southgate en una hipotética final. Eso sí, la fortuna, en este aspecto de su vida, no lo acompañó. El británico, por ejemplo, estuvo presente en el Argentina-Inglaterra de Francia 98, cuando el equipo por entonces dirigido por Daniel Passarella se quedó con la victoria por penales.

También presenció el Inglaterra-Portugal de Alemania 2006, cuando los lusos se quedaron con el triunfo desde los doce pasos. En Sudáfrica 2010, en tanto, acompañó a su selección hasta que fue goleada por Alemania en octavos de final. ¿Y en Brasil 2014? Allí, Jagger estuvo en uno de los partidos más recordados de los últimos tiempos: el 7-1 de Alemania sobre la verdeamarela. Y más: el bueno de Mick fue con su hijo a la Eurocopa 2016, cuando Inglaterra quedó eliminada con Islandia.

Curiosidades que regaló este Mundial 2018, la lengua más famosa del mundo de la música ya había aparecido en tierras rusas de la mano de Argentina. Es que Messi y compañía llegaron a este país a bordo del avión que también utiliza la banda y que tiene estampado su logo en un costado. La albiceleste, claro, ya se despidió de la Copa del Mundo. La pelota, parece, se le mantiene esquiva a Jagger...

 

 

 

Fuente: Clarín