|

Messi y Cristiano, unidos por la misma decepción

Los dos mejores futbolistas de la última década sufrieron la eliminación y se quedaron sin Mundial. La gran cuenta pendiente para dos jugadores acostumbrados a ganar todo.

 

El Mundial de Rusia se quedó, en un lapso de cuatro horas, sin las dos máximas figuras del fútbol de la última década: Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.

Y no sólo eso. La de hoy podría haber sido la última jornada mundialista en la extraordinaria carrera de ambos. Todo sucedió entre las 12:52 y las 18:55 de Argentina, el lapso entre el pitido final en Kazán y Sochi.

Messi se despidió de Rusia con una derrota por 4-3 ante Francia en Kazán y Cristiano siguió el mismo camino al perder por la noche con su Portugal ante Uruguay por 2-1 en Sochi. Paradojas del destino, quién sabe si no acabarán cruzándose en algún aeropuerto ruso en su retorno.

Cristiano tiene 33 años, por lo que llegaría a Qatar 2022 con 37. Messi, de 31 recién cumplidos, podría tener alguna posibilidad más de jugar un nuevo Mundial, aunque él mismo se encargó en las últimas semanas de dejar abierto su futuro en la albiceleste. Hoy, tras la caída en Kazán, optó por el silencio.

Messi y Cristiano marcaron una época, pero los Mundiales tal vez queden como una mancha en sus carreras. Ninguno, de hecho, pudo marcar aún un gol en partidos eliminatorios del máximo torneo del fútbol.

Para Messi, el Mundial de Rusia fue una pesadilla de principio a fin. Erró un penal en el debut ante Islandia (1-1) y luego desapareció en la caída por 3-0 ante Croacia en la segunda jornada. Se recuperó con un gol en el triunfo por 2-1 ante Nigeria que dio la agónica clasificación a octavos de final, pero hoy volvió a estar lejos de su mejor versión ante una Francia que catapultó a Kylian Mbappé.

Para Cristiano, fue un Mundial de mayor a menor. Anotó un espectacular hat-trick en el empate del debut por 3-3 ante España, marcó después el tanto de la victoria por 1-0 ante Marruecos y se desinfló ante Irán en el cierre del grupo (1-1). Hoy, nunca pudo con la sólida defensa de Uruguay, que se impuso 2-1 con un doblete de Edinson Cavani.

Consumidos por dos equipos que no ofrecieron garantías, los dos grandes cracks del fútbol dijeron adiós a Rusia sin pena ni gloria.

 

 

 

Fuente: DPA