|

Tucumán hace historia: tendrá dos equipos en Primera

El capitán Bieler encabeza la salida del equipo que le ganó con autoridad a Sarmiento y consiguió el ascenso. San Martín necesitó sólo tres minutos para despejar las dudas.

 

San Martín de Tucumán ascendió a la Superliga y ya se lo puede considerar una especie de ave fénix del fútbol argentino. El club de La Ciudadela siempre resurge de sus cenizas. Por cuarta vez en su historia llega a la máxima categoría, para mezclarse con los clubes más populares y poderosos del país.

Pero esta vez el ascenso tiene un sabor especial. No es que los anteriores (logrados en las temporada 1988-1989, 1992-1993 y 2008-2009) no hayan sido importantes. Sucede que esta vez el gran salto llega acompañado por algunos condimentos especiales. La Superliga llegó al fútbol argentino para jerarquizar la competencia y le agregó plazas a las competencias internacionales. El sistema del promedio ya no es un problema sin solución para los ascendidos (ver tabla) como sucedía en otros tiempos y los ingresos son significativos.

Pero eso no es todo. Con el ascenso de San Martín se producirá un hecho histórico: el clásico tucumano se jugará de manera oficial por primera vez en la máxima categoría desde la reestructuración de las competencias organizadas por la AFA que se produjo en 1986. Los únicos antecedentes son los duelos que se jugaron en el viejo Nacional, una competencia que en las décadas del 70 y del 80 reunía a los clubes que jugaban el desaparecido torneo Metropolitano, a los campeones de las ligas provinciales y ganadores de los Regionales.

San Martín-Atlético completará el combo de los grandes clásicos del fútbol argentino en la máxima categoría y se sumará a los de Rosario (Newell’s-Central), Santa Fe (Colón-Unión), Córdoba (Talleres-Belgrano), La Plata (Estudiantes-Gimnasia) y Cuyo (Godoy Cruz-San Martín de San Juan). A ellos se suman los duelos tradicionales: Boca-River, Independiente-Racing y San Lorenzo-Huracán. También se puede agregar Banfield-Lanús.

En un momento como este los tucumanos vuelven a sacar a relucir un tema que se repite desde hace muchos años. La falta de un estadio único que pueda albergar a todos los hinchas que se caracterizan por la pasión y el acompañamiento a sus equipos. ¿Podrán jugarse los clásicos con público visitante? Las autoridades correspondientes y los dirigentes tendrán la última palabra.

La Superliga no puede pedir más. Con San Martín en Primera ya pueden gritar: ¡cartón lleno!

 

 

 

Fuente: La Gaceta