|

River desperdició una chance para llegar a la Libertadores 2019

Colón y River jugaron en Santa Fe. (José Almeida)

No pudo con Colón en Santa Fe, empató cero a cero y quedó lejos de los puestos de clasificación. Aún puede lograrlo por otras vías.

 

River llegaba en racha ganadora tanto en la Superliga como en la Copa Libertadores a su visita a Colón en la que presentó una formación mixta entre titulares y suplentes. El objetivo era llegar a puestos de clasificación a la próxima Copa Sudamericana y soñar un cupo para la Libertadores. Pero tras el empate cero a cero en Santa Fe el Millonario tachó esa chance (aún puede ser campeón del actual torneo continental o conseguir el cupo por la Copa Argentina) y está afuera también de la Sudamericana 2019 con 39 unidades. Colón suma 38 y aún pelea.

En un partido parejo en el que ambos tuvieron chances para imponerse, los dos equipos debieron conformarse con un punto que no le sirve a ninguno. Fue River el que mereció mejor suerte por lo hecho en el segundo tiempo, donde tuvo al menos tres mano a mano y una pelota en el palo, pero la suerte no estuvo de su lado para continuar la racha ganadora (llevaba seis victorias al hilo).

Fue el local el que empezó a imponer condiciones de entrada. Rápido para atacar, el equipo de Eduardo Domínguez complicó con tres llegadas en diez minutos. La primera a los dos, con un gran pase de Cristian Bernardi para Gustavo Toledo (pareció que estaba adelantado) y en el mano a mano con Franco Armani decidió meter un centro atrás cuando no llegaba ningún compañero.

Dos minutos después, un cabezazo de Guillermo Ortíz en un córner se fue apenas afuera y a los 10' otra vez Toledo entró al área de frente al arco, definió a colocar con la zurda y la pelota pasó cerca del palo derecho del arquero.

River pudo reaccionar recién a los quince minutos y a partir de allí se emparejó. La primera situación para el conjunto visitante llegó por el Pity Martínez, que desbordó por la izquierda del ataque y mandó un centro para la llegada de Ignacio Scocco en el segundo palo. El ex Newell's le pegó con la pierna derecha de primera, la redonda picó y quedó en las manos de Alexander Domínguez.

Otra vez Scocco apareció a los 17' tras una buena jugada entre Exequiel Palacios y Nacho Fernandez. El centrodelantero ensayó una media vuelta con la zurda en medio del área y se fue por poco. Pero como se dijo, no fue en las situaciones donde más ganaron los visitantes, sino que controlaron el sofocón de los primeros minutos y lograron igualar en el trámite.

A ambos equipos se los vio imprecisos en los últimos metros del ataque, pero fue el local el que tuvo la mejor e inmejorable oportunidad de pasar al frente, pero falló en la definición. A los 37' Toledo le ganó a Pinola y después fue más rápido que Saracchi para barrerse y meter la pelota al centro del área. Como un famoso "penal en movimiento", frase ultrarepetida en el fútbol, el paraguayo Marcelo Estigarribia se encontró de frente al arco, abrió su pie de izquierdo y apuntó lejos de Armani: pasó a centímetros del palo. Fue la más clara.

El complemento arrancó con el dominio total de los de Marcelo Gallardo, que salieron a ganar el partido con otra actitud. Y para eso fue clave la entrada del colombiano Juan Fernando Quintero por Pity Martínez. Así, a los dos minutos Mora pudo rematar con comodidad y Domínguez reaccionó de buena forma para mandar el balón al córner.

Dos minutos después Quintero cortó rápido un mal pase y error de Bernardi, avanzó con velocidad, enganchó para su pierna hábil y su remate dio en su compañero Palacios. La pelota picó descolocando al arquero, rozó el palo y salió. Fernando Rapallini cobró córner porque en la rapidez del movimiento pareció que había dado en la defensa de Colón.

El colombiano, manija de River, exigió al uno con un tiro libre y luego habilitó tras una pared a Scocco, que falló en la definición. Fue clarísima. Pratto (entró por Mora) también erró la primera que tuvo. River ya había generado más que en todo el primer tiempo.

Y más allá de algunos contragolpes de Colón que no manejó de la mejor manera o una pifia frente al arco de Ledesma, fue el tiempo del conjunto visitante. Manejó mejor la pelota y llegó con peligro al arco rival. Tanto así que tuvo una chance inmejorable a los 40' para quedarse con los tres puntos.

Quintero manejó el ataque (hizo todo bien en sus minutos en cancha), habilitó a su compatriota Rafael Santos Borré que definió mal y perdió el mano a mano frente a Domínguez. El rebote le quedó a Pratto que tardó mucho en definir y Ortíz llegó a taparlo. Increíble.

 

 

 

 

Fuente: Clarín