|

Boca sufrió de más pero se llevó una victoria fundamental

Después de dos caídas, el local se impuso 2-0 ante Arsenal y logró mantenerse en la punta.

 

En la Bombonera, en su último partido del año como local, Boca buscaba ganarle a Arsenal para alcanzar como puntero de la Superliga a San Lorenzo (tiene un partido más), recuperarse de dos derrotas consecutivas y hacer olvidar las ausencias obligadas. Al local le costó más de la cuenta, no jugó bien y sufrió ante un equipo que tiene tan sólo cinco puntos en el campeonato, pero con el 2 a 0 final consiguió el objetivo. Así, suma 27 unidades.

En el once de Guillermo Barros Schelotto, ante la falta de Benedetto y Bou, el nueve fue el juvenil de 20 años Guido Vadalá quien abrió el marcador a los 34'. La escasez de un recambio obligó al Mellizo a que Mateo Retegui, hijo del DT de la Selección Argentina masculina de hockey sobre césped, esté en el banco por primera vez citado a la Primera. No entró pero sí lo hizo el debutante Gonzalo Lamardo.

Sin Pablo Pérez (por quinta amarilla) y con Edwin Cardona en la mitad de la cancha, a Boca le costó encontrar la figura que conduzca y ponga la claridad en su juego. El propio colombiano y el uruguayo Nahitan Nandez fueron lo más parecido a cumplir dicha función en la primera etapa y Cardona se terminó de convertir en figura en la segunda.

Fue justamente Vadalá quien tuvo la primera situación para el local con un remate cruzado tras una jugada con Cristian Pavón. A los 25' Nandez ensayó un buen remate desde afuera que por poco no se convirtió en la apertura del marcador. Boca era más pero no encontraba aceitar sus movimientos para quebrar al rival, hasta que Cardona se salió del libreto y se recostó por la derecha del campo de juego. El volante centró para la aparición del juvenil que concretó anticipando a la defensa y dejando a Pablo Santillo sin reacción tras conectar de primera.

¿Y Arsenal? Muy poco en ataque y bien en defensa. Boca no encontró el juego en los primeros 45', más allá de las ausencias, por lo hecho por el equipo de Grondona que sólo con el orden complicó las aspiraciones xeneizes. La más clara con la que contó en el área de enfrente fue a los 31'. Un centro rasante de Lucas Wilchez desde la izquierda no pudo encontrar la pierna del brasileño Thiago Rodrígues Da Silva, apodado "Mosquito", que le había ganado la posición a Lisandro Magallán. El 1 a 0 fue justo por el desarrollo de la primera etapa.

Boca sufrió el complemento. Sufrió por falencias propias y por el miedo a perder puntos en un encuentro que ya ganaba y lo sabía superior. Los cambios de Humberto Grondona que sumaron gente arriba complicaron el encuentro para el ganador, que sólo con la presencia de más gente en ataque visitante se sintió acorralado por momentos. Fue así que a los 24' casi empatan los de Sarandí con una corrida de Leonardo Rolón, que entrando por la derecha del ataque, cruzó el remate y se fue cerca del palo de Agustín Rossi.

Cuando los visitantes empujaban y se sentía que el empate estaba cerca, Germán Ferreyra fue imprudentemente con un planchazo a disputar la pelota contra Frank Fabra y vio merecidamente la tarjeta roja. Fernando Tello lo expulsó, pero ya había pifiado en un par de decisiones.

En el final, ya con un jugador de más y su rival sin el empujón de minutos antes, el conjunto local pudo meter una contra que definió el sufrimiento del. Pavón clarificó con un taco para Nandez, que enganchó ante su marca y la pelota, tras un rebote, le quedó a Cardona. El colombiano se acomodó para su zurda y definió con tranquilidad.

 

 

 

 

Fuente: Clarín